Financiamiento en Sectores de Impacto Positivo

Apoyamos la evolución económica y social al posibilitar la financiación de aquellas actividades que puedan fomentar aún más el desarrollo de la sociedad.

Queremos acelerar la transición hacia una economía cada vez más sostenible

Itaú pretende seguir ampliando la financiación y los servicios en sectores que promuevan un impacto positivo, como la salud, la educación y las energías renovables, contribuyendo a acelerar el desarrollo de proyectos y a reducir los riesgos socioambientales. Por ello, en nuestra oferta de crédito evaluamos los impactos sociales, ambientales y climáticos de las empresas a las que se concede financiación. Queremos ser el banco de la transición climática para nuestros clientes, impulsando nuevos modelos y soluciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Nos comprometemos a contribuir con R$400.000 millones a una economía sostenible hasta 2025 por medio de la financiación en sectores de impacto positivo y desarrollo de productos y operaciones ESG.

Conozca los seis sectores de impacto positivo que
priorizamos como parte de este compromiso

Energías renovables

Generación de energía a partir de fuentes más limpias, como la solar, la eólica y las pequeñas centrales hidroeléctricas, que contribuyen a reducir el impacto negativo sobre el medio ambiente y la sociedad.

Servicios de energía

Iniciativas para reducir el coste del acceso a la energía, haciendo que este servicio básico sea más accesible en todo el país.

Salud y educación

Hospitales y laboratorios que mejoren la calidad de vida e instituciones educativas destinadas a cualificar y promover la empleabilidad de la población.

Obras de infraestructura

Proyectos que aumenten el desarrollo económico por medio de transporte ferroviario, saneamiento y residuos sólidos.

Papel y celulosa

Proyectos que contribuyan a mitigar el cambio climático mediante un manejo responsable.

Agronegocio

Iniciativas que promuevan la preservación de áreas forestales y buenas prácticas e inversión en productividad, garantizando la disponibilidad de alimentos, apoyando el mantenimiento de la biodiversidad, la preservación de los recursos hídricos y las reservas de carbono.

Estos sectores fueron elegidos con base en las principales taxonomías nacionales e internacionales (UE Taxonomy, Climate Bonds Initiative, International Capital Market Association – ICMA y Federação Brasileira dos Bancos – Febraban).