Itaú BBA - CHILE – Marcado deterioro del consumo privado lleva a una caída de la actividad en abril

Macro Latam

< Voltar

CHILE – Marcado deterioro del consumo privado lleva a una caída de la actividad en abril

Maio 29, 2020

La caída de la demanda global, las restricciones de movilidad y la persistente incertidumbre domestica nos hacen esperar una contracción del PIB para 3,7%.

Con la consolidación de las medidas de distanciamiento social en abril, el significativo deterioro del mercado laboral y el sentimiento privado que cayó a mínimos históricos, la actividad fue débil como se esperaba. Las ventas minoristas retrocedieron un 31,3% interanual (-14,8% anteriormente), por sobre nuestra estimación del 25% (también el consenso de Bloomberg). Mientras tanto, la producción industrial se está deteriorando, pero a un ritmo más lento, ya que las medidas de distanciamiento social dejaron a las zonas manufactureras prácticamente intactas, mientras que las operaciones mineras se han mantenido prácticamente ininterrumpidas. La manufactura disminuyó 5,9% (+0,6% anteriormente), por debajo de nuestra proyección de una caída de 5,5% (consenso del mercado de Bloomberg: -5,0%). En general, la actividad sectorial de abril apunta a que el Imacec se contraería un 15% (tras la caída de 3,1% en marzo). Con la economía aún afectada significativamente por las medidas de distanciamiento social en mayo, que incluyeron algunos ajustes durante la segunda mitad del mes, la contracción del PIB persistiría.

La manufactura se debilita a medida que cae la demanda interna, mientras que el deteriorado dinamismo global condujo a la primera contracción minera del año. La caída de la manufactura del 5,9% fue impulsada por un menor procesamiento de alimentos a medida que la demanda de los servicios de alojamiento y alimentación tienden a cero. Los servicios básicos cayeron un 7,4% interanual (una caída de 3,8% el mes anterior) ya que la distribución de gas para generación de energía disminuyó notablemente dada la menor demanda, mientras que la minería cayó un 0,5% (+2,3% en marzo). En general, la producción industrial cayó un 3,8% en abril (+0,8% anteriormente). En el frente del consumo, la caída del 31,3% de las ventas minoristas (incluyendo automóviles) fue liderada por vestuario (contribución de -9,9pp) y ventas de automóviles (-8,5pp). Las ventas al por mayor (un factor clave de la actividad durante la mayor parte del año pasado) cayeron un 15,7% (empeorando desde una caída del 0,2% en marzo). Como resultado, el índice de actividad comercial, que agrega ventas mayoristas y minoristas, cayó un 24,7% en el mes (caída de 8,9% en marzo).

Secuencialmente, la manufactura cayó por tercer mes consecutivo, mientras que la disminución de las ventas minoristas se intensificó. La manufactura cayó un 6,7% desde marzo, lo que resultó en una caída del 16,4% anualizado en el trimestre (alza del 8,4% en el 1T20). La minería tuvo un comportamiento atípico, con un crecimiento del 0,8% desde marzo, pero retrocediendo un 2,4% intertrimestral anualizado y desestacionalizado (-1,8% en el 1T20). En general, el índice de producción industrial disminuyó 8,8% intertrimestral anualizado y desestacionalizado (después de aumentar 2,5% en el 1T20). Las ventas minoristas disminuyeron 38,0% en métrica equivalente (+10,4% en el 1T20), mayor que la disminución del 26% durante el 4T19.

La combinación de la caída de la demanda global, las restricciones de movilidad y la persistente incertidumbre domestica nos hacen esperar una contracción del PIB para este año del 3,7% (+1,1% en 2019). La reducción significativa de empleos incide a la baja el dinamismo del consumo, mientras que las perspectivas económicas desfavorables contribuirían a una caída de la formación bruta de capital fijo a tasas de dos dígitos (+4,2% el año pasado). Los riesgos se inclinan hacia una caída de la actividad aún más significativa este año.


Miguel Ricaurte
Vittorio Peretti


 



< Voltar