Itaú BBA - Nuestro Propósito

Nuestro Propósito

Tenemos como propósito contribuir de forma decisiva al éxito de nuestros clientes y, a través del desarrollo de los negocios de esos clientes, obtener el liderazgo en performance sostenible, ejerciendo también un papel significativo en el crecimiento de los países en que actuamos y de todas las personas que se benefician, directa o indirectamente, con los proyectos que apoyamos. Ser el banco de opción de nuestros clientes y el empleador de opción de los mejores profesionales es un objetivo que debemos seguir de forma obstinada y permanente.

Trabajamos con el cliente y para el cliente
Nuestro compromiso con el éxito de los clientes es genuino y más aún, innegociable. Atender clientes es parte de nuestra esencia y constituye nuestro orgullo profesional. Satisfacer a nuestros clientes exige una postura extremadamente acogedora, de quien sabe oír y tiene capacidad de anticipar necesidades y construir alianzas de largo plazo. Usamos nuestra estructura internacional para encontrar soluciones donde quiera que estén, y nuestra creatividad para ver exactamente lo que cada cliente necesita. Dedicamos nuestro tiempo a los clientes porque sabemos que solo conociéndolos profundamente seremos capaces de atenderlos de verdad.

Nuestra gente hace la diferencia
Tenemos la cara de nuestros profesionales y queremos atraer profesionales que tengan nuestra cara. Buscamos gente que asuma total responsabilidad por sus proyectos y desafíos, que no tenga miedo de atraer y desarrollar a los mejores talentos y que le entregue a cada contacto interno o externo, el compromiso y la cordialidad genuina que todos esperan de un banco que construye su reputación con base en las personas. Valoramos las individualidades, sabemos trabajar con la diversidad y reconocemos los desempeños diferenciados, pero queremos que nuestros talentos no solo sean capaces de trabajar en equipo, sino que les guste y prefieran trabajar de esta forma.

Cultivamos un ambiente desafiante y abierto al cuestionamiento
Tener mucha convicción es peligroso. Las convicciones son muy cómodas y capaces de generar acomodación. Entendemos que creer profundamente en algo no es motivo suficiente para no cuestionarnos el objeto de nuestra convicción. La fuerza de nuestra reputación viene de la capacidad de hacer mejor y diferente, de nuestro afán y de nuestra actitud audaz.

Somos pequeños y grandes al mismo tiempo
Cuando éramos más chicos, jamás dejamos de pensar en grande. Ahora que somos grandes, no podemos perder la afabilidad, la flexibilidad, la osadía y el ritmo de cuando éramos pequeños. Para ello, es importante combinar constantemente lo mejor de dos mundos: lo que hay de bueno en un  banco grande y sólido y las ventajas de un banco pequeño e innovador. Equilibrar controles y procesos estructurados de una gran corporación con la actitud emprendedora de una start up no es solo un desafío, sino una filosofía de trabajo.

Pensamos y actuamos como dueños
Queremos que todos en Itaú BBA sean capaces de pensar y actuar como dueños. Esto quiere decir personas apasionadas por lo que hacen, que conocen y viven profundamente el día a día del negocio, que son capaces de superar los límites de sus funciones y los intereses de las propias áreas. Nuestros talentos sienten placer en asumir el papel de protagonistas de la gestión del banco, sabiendo cuidar el todo y todos los detalles.