Itaú BBA - Una demanda más fuerte

Revisión Mensual de Commodities

< Volver

Una demanda más fuerte

febrero 6, 2013

Menor volatilidad en los precios

La demanda más fuerte ayudó a mantener los precios prácticamente estables en enero (y diciembre), a pesar de las mejoras en la perspectiva de oferta. El índice de commodities Itaú (ICI) permaneció inalteradoen enero. Mirando a futuro, mantenemos nuestras proyecciones para el final del año y continuamos esperando un alza de 0,8% en el ICI en 2013.

Los precios de los granos se vieronafectados por el informe de enero del Departamento de Agricultura de los EUA (USDA), el cual mostraba una demanda de maíz en los EUA por encima de lo esperado, lo que compensó con creces las revisiones al alza de las estimaciones de producción mundial. A pesar de que los precios agrícolas han acumulado el sexto mes consecutivo de caída, quedando en promedio 1,3% por debajo de diciembre, estos registraron una recuperación de 4,3% desde el 9 de enero. Del  lado de la oferta, las condiciones climáticas en América del Sur han sido favorables, reduciendo el riesgo de que la cosecha quede lejos de las estimaciones oficiales.

El azúcar en brutofue negociado por debajo de 0,19 dólares por libra en enero, alcanzando nuevos niveles mínimos. Con las expectativas de superávit global en 2013, los precios permanecerían alrededor de 0,19 dólares únicamente por causa de los ajustes en el mercado de etanol en Brasil. Sin embargo, estos cambios solo afectarían los precios después del inicio de la cosecha en la región Centro-Sur, previsto para mediados de marzo.

En promedio, los precios de los metales básicos en enero quedaron 1,2% por encima de diciembre, aún influenciados por una perspectiva mejor para la economía china. El fuerte aumento en los precios spot del mineral de hierro, debido al nuevo ciclo de reposición de inventarios en las trituradoras en China, se revertiría a lo largo de 2013, a medida que los precios más altos incentiven a las minas ineficientes en India y China a aumentar su producción.

Los precios de la energía subieron 2,2% en enero, impulsados por la mejora de la demanda y por la perspectiva de menores cuellos de botella de infraestructura en los EUA (llevando a menores descuentos del petróleo de tipo WTI en relación al Brent). Considerando los datos más recientes y la mejor perspectiva de demanda, la Agencia Internacional de Energía (AIE) volvió a revisar al alza las estimaciones de demanda para 4T12 y para 2013. En los EUA, un inverno más frío que el del año pasado, en el que se registraron temperaturas más amenas, está llevando a un aumento en la demanda de combustibles para calefacción. Mientras tanto, Arabia Saudita e Irak redujeron su producción de petróleo, disminuyendo el volumen de bombeo de la OPEP en diciembre. Los ataques terroristas en África representan una amenaza relevante a corto plazo.

Clima: menor riesgo para la cosecha brasileña

En general, las condiciones climáticas en enero permanecieron favorables a la agricultura en Brasil. Se destacaron las lluvias superiores al promedio en las regiones productoras de Bahía y Tocantins. Mato Grosso del Sur, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande del Sur recibieronaproximadamente 100 mm de lluvia, ligeramente por debajo del  promedio estacional. Mientras que San Pablo, Mato Grosso y Goiás recibieron de 200 a 300 mm de precipitaciones. La evolución reciente reduce el riesgo de que las cosechas de soja, maíz y caña de azúcar queden lejos de las actuales estimaciones[1].

Mirando a futuro, dos condiciones climáticas podrían tener algún impacto negativo sobre el rendimiento de los cultivos a corto plazo. En primer lugar, la productividad de las plantaciones podría verse perjudicada por el clima seco en el sur. Y el exceso de lluvia en Mato Grosso podría frenar la cosecha de soja y reducir el  área sembrada con maíz en inverno. Hasta ahora, las lluvias persistentes no atrasan la evolución de la cosecha, que estaba ligeramente adelantada en relación a la temporada pasada, según datos al 24 de enero.

En lo referenteala producción de las centrales hidroeléctricas, los niveles de las represas alcanzaron, a final de 2012, un nivel muy bajo como consecuencia de: (i) lluvias por debajo del promedio histórico; (ii) aumento del consumo de energía eléctrica próximo a 4% (a pesar del bajo crecimiento del PIB); y (iii) posibles restricciones e ineficiencias en el sistema eléctrico. Con el aumento de la capacidad de las centrales térmicas y la ampliación de las líneas de transmisión, Brasil depende menos de las hidroeléctricas  que en el pasado. Aun así, la caída de las tarifas eléctricas podría llevar este año a un aumento del consumo por encima de lo que el país puede atender sin correr riesgos de racionamiento, en un escenario con lluvias por debajo del promedio histórico (o lluvias dentro del promedio  histórico, pero con ineficiencias en el sistema).

Los niveles de las represas hidroeléctricas sufrieron una fuerte caída a lo largo del año y terminaron 2012 al 30,5% de capacidad, muy por debajo de la media histórica (48,8%), e incluso por debajo de los niveles registrados en diciembre de 2000 (35,4%).

En enero, la cantidad de lluvia en regiones clave (represas y ríos con centrales hidroeléctricas) ha estado cercana a la media histórica, después de seis meses por debajo del promedio. De manera que los niveles de las represas subieron a 37,6% de la capacidad, desde 30,5% a fin de 2012. El aumento, a pesar del uso intenso de termoeléctricas, fue menor que el promedio histórico de enero (10 puntos porcentuales). Esto puede ser debido al efecto desfasado de la falta de lluvias en noviembre y diciembre sobre la energía natural afluente (ENA) o por las ineficiencias del sistema (Véase más detalles en nuestro informe Rationing: Risks Depend upon Rain and Prices).

En Argentina, las condiciones generales son mejores que el año pasado, pero no tan buenas como las actuales estimaciones del USDA (54 millones de toneladas de soja y 28,5 de maíz). La mayor parte de los cultivos recibió menos lluvias que la media estacional, mientras que algunas regiones agrícolas sufrieron inundaciones.

Granos: la demanda de maíz es mayor de lo esperado

Apesar de que los precios agrícolas han acumulado el sexto mes consecutivo de caída y han quedado en promedio 1,3% por debajo de diciembre, estos registraron una recuperación de 4,3% a partir del 9 de enero. El principal motor de la recuperación fue el informe de enero de la USDA (Estimación de Oferta y Demanda Agrícola Mundial, o WASDE), que mostró una demanda de maíz en los EUA más fuerte de lo previsto. El ajuste al alza en las estimaciones de demanda superó el aumento en las proyecciones de producción mundial.

Para fin de 2013, nuestras estimaciones de precios permanecen en 1400 centavos de dólar por bushel de soja y 638 centavos de dólar por bushel de maíz. Estas proyecciones están basadas en cosechas próximas a los rangos actuales en el Hemisferio Sur y una próxima cosecha en los EUA dentro de condiciones climáticas normales.

Después de caer a 680 centavos de dólar por bushel el 4 de enero, el precio del maíz se recuperó, alcanzando cerca de 740 centavos de dólar por bushel después de la divulgación del informe WASDE. El informe revisó al alza la estimación de demanda de maíz en los EUA para la actual campaña, de 254,4 millones a 262,1 millones de toneladas. La revisión se basó en las existencias observadas a fin de  4T12, y que compensó con creces las revisiones al alza de 3,2 millones de toneladas en las estimaciones de producción mundial (Brasil, Argentina y EUA). La proyección para Brasil subió de 70 millones a 71 millones de toneladas, aún por debajo de las previsiones de la Conab, (72,1 millones de toneladas). Para  Argentina, la estimación aumentó de 27,5 millones a 28 millones de toneladas. Esta revisión no era esperada, teniendo en cuenta el clima seco en Argentina en las últimas semanas.

El precio de lasoja también cayó el 4 de enero a un nivel mínimo reciente (1390 centavos de dólar por bushel) y se  recuperó enseguida, acompañando el repunte del precio del maíz. El informe WASDE presentó una revisión alcista en la proyección de demanda global de 261,2 millones a 262,7 millones de toneladas, contrarrestando los  aumentos en la producción mundial proyectada (EUA, Brasil). Los ajustes para el balance global de soja fueron menores que en el caso del maíz. En América del Sur, la estimación para la cosecha brasileña subió de 80 millones a 82,5 millones de toneladas, cerca de la actual proyección de la Conab (82,7 millones de toneladas). La estimación para la cosecha en Argentina fue reducida de 55 millones a 54 millones de toneladas. Todos los ajustes a la producción global fueron en la dirección esperada.

Como destacamos en el informe anterior, los costos de transporte en Brasil podrían afectar a los precios domésticos e internacionales de maíz y soja. Estos costos surgirían de la nueva legislación que limita el número de horas trabajadas por los camioneros y también de la falta de inversión en infraestructura. Los costos de transporte más caros son trasladados parcialmente a los precios internacionales y también podrían ampliar el descuento sobre los precios domésticos.

Metales básicos: con el foco en el hierro

En enero, nuestro índice de metales (ICI metales) presentó una subapromedio de 1,2% en relación a diciembre. El desempeño, a diferencia de diciembre, fue mixto, con alzas de 7,5% en estaño, 2,5% en plomo, 1,1% en cobre y 0,3% en níquel, contrastando con caídas de 2,2% en aluminio y 0,3% en zinc. Sin embargo, lo más destacado del mes fue el mineral de hierro, que registró un alza de hasta 23% en relación a la media de diciembre, alcanzando un pico el 9 de enero (158,5 dólares por tonelada), y cerrando el primer mes del año con una variación de 17% en relación al promedio de diciembre, en buena parte debido a la mayor demanda de las siderúrgicas chinas, que pagaron los  precios del mercado spot para reconstruir su nivel de inventarios.

El repunte en el precio spot del mineral de hierro para entrega en China en enero puede ser justificado por dos principales razones. Primero, con una fuerte presencia en el mercado spot, las siderúrgicas chinas reconstruyeron sus existencias de hierro con el objetivo de mantener el suministro necesario para la producción de acero. En segundo lugar, interrupciones en el cinturón productor de hierro de Australia debidas a un ciclón de categoría 1, con ráfagas de viento de hasta 100 km/h, afectaron la producción minera y los embarques hacia China, Japón y Corea del Sur, grandes compradores de hierro australiano, aumentando la preocupación en relación a la oferta futura. Este es un escenario que resaltamos en nuestro informe anterior, en el cual los niveles de mineral de hierro almacenado en puertos chinos registraban niveles muy bajos. En nuestra opinión,  la acumulación de existencias se normalizaría a corto plazo, con el mineral de hierro para entrega en China terminando 2013 en 125 dólares/tonelada,  a partir de un superávit global de hierro (oferta superior a demanda).

La tonelada de aluminio cerró a 2062 dólares, presentando el peor desempeño entre los metales básicos. El sector ha mostrado balances superavitarios desde hace algunos años, con niveles de existencias elevados, lo que ha mantenido bajos los precios desde hace tiempo. Con estos números en la mano, las compañías mineras que actúan en este mercado están revisando sus operaciones para reducir la oferta de aluminio y quizás suspender el trabajo en algunas minas. Con estas medidas de las empresas, y el mundo mostrando mejores indicadores de demanda, esperamos un superávit menor y un alza en los precios, alcanzando una cotización de 2200 dólares/tonelada a fin de 2013.

Energía: Asia llena el tanque

La cotización del barril de petróleo de tipo Brent se mantuvo firme por encima de  110 dólares, registrando un promedio de 112,30 dólares en enero y cerrando el mes en 115,55 dólares. Algunas señales de mejora en la demanda y estimaciones de oferta menores en diciembre, además de problemas en el norte de África, ayudaron a sostener la cotización. Mantenemos nuestra previsión de 110 dólares por barril a fin de 2013.

Entre los mejores indicadores de demanda, destacamos: i) la fuerte importación de petróleo por parte de China; y ii) el aumento de la demanda de combustibles para calefacción en los EUA por causa de un inverno más frío que el año anterior. Además, la disminución de los riesgos externos en las economías avanzadas y la mejora de las proyecciones de crecimiento para China y Japón favorecen una perspectiva de demanda mayor de cara al futuro. Del lado de la oferta, la producción de crudo de la OPEP cayó en diciembre al nivel más bajo registrado en 2012, con una menor producción de Arabia Saudita e Irak. Todos estos ajustes en los fundamentos fueron reflejados en el último informe de la Agencia Internacional de Energía.

En Oriente Medio, la situación en Irán permanece inalterada, sin avances en las negociaciones referentes al programa nuclear. Mientras tanto, la guerra civil en Siria continúa amenazando la estabilidad de la región. A pesar de que Siria no produce  petróleo, el conflicto podría extenderse hacia Irak, afectando la producción de hasta 3,0 millones de barriles diarios.

La principal fuente de riesgo geopolítico en enero fue el norte de África. Atentados terroristas en represalia a la intervención extranjera en Mali podrían afectar la producción petrolífera de los países vecinos. El peor caso es el de Argelia, que produce cerca de 1,2 millones de barriles diarios y sufrió ataques terroristas en las últimas semanas.

Por último, el descuento de precio del petróleo WTI en relación al Brent se redujo a 17 dólares en enero (era de 20 dólares el mes previo), frente a las expectativas de mejoras en la logística de transporte de crudo desde las regiones productoras hacia las refinarías,. A futuro, el descuento va a depender del crecimiento de la producción petrolera en los EUA y del ritmo de mejora en la infraestructura de transporte. Esperamos que las inversiones en infraestructura sean parcialmente compensadas por el fuerte aumento en la producción de petróleo, llevando a un descuento de 15 dólares por barril a fin de 2013.



[1]Por ejemplo, la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab) proyecta cosechas de 82,7 millones de toneladas de soja y 72,2 millones de toneladas de maíz. Las proyecciones para la próxima zafra de caña en la región Centro-Sur varían de 560 millones a 580 millones de toneladas.


 

Proyecciones:

** El Índice de Commodities Itaú (ICI) es un índice propietario compuesto por los precios de las Commodities, medidas en dólares y negociadas en las bolsas internacionales relevantes para la inflación al consumidor en Brasil. El índice es formado por los subíndices Energía, Agricultura y Metales.

Artur Manoel Passos
Economista

Luiz Felipe Carvalho
Economista


 



< Volver