Itaú BBA - Superávits agrícolas a camino

Revisión Mensual de Commodities

< Volver

Superávits agrícolas a camino

junio 7, 2013

Los precios medios de las commodities subieron 0,3% en mayo (de acuerdo con el Índice de Commodities Itaú, ICI).

Los precios subieron en mayo, debido a las bajas existencias de granos y a las preocupaciones con el  retraso de la siembra en los EUA.

Los fundamentos macroeconómicos continúan siendo consistentes con una caída de los precios de las commodities.

• Agricultura: las perspectivas favorables de oferta (maíz, soja, azúcar y café) nos llevan a revisar a la baja las proyecciones para el fin del año. El balance del trigo está próximo al equilibrio. El equilibrio global para azúcar y café depende de Brasil.

Los precios medios de las commodities subieron 0,3% en mayo (de acuerdo con el Índice de Commodities Itaú, ICI), influidos por los precios más altos de los granos. Los bajos niveles de existencias y las preocupaciones con los retrasos en la siembra en los EUA provocaron subas en los contratos futuros para entrega antes de la próxima cosecha en el hemisferio norte, causando un aumento de 1,0% del ICI-Agrícola. Mientras tanto, los subíndices de metales y energía retrocedieron 1,2% y 0,5% en relación a la media de abril, respectivamente. La media más baja todavía es un reflejo de la fuerte caída observada a mediados de abril, la cual fue parcialmente compensada por un ligero repunte en mayo.

Revisión a la baja de los precios de las commodities agrícolas, debido a la perspectiva favorable de oferta. Las condiciones climáticas favorables en Europa y en China, así como la perspectiva de una cosecha en los EUA mayor que en el período anterior, apuntan hacia superávits en los balances globales de maíz y soja. Los fundamentos para el café y azúcar también sugieren superávits. Por tanto, estamos revisando a la baja la proyección del ICI-Agrícola a fin de año. La proyección para el sub-índice es ahora de una caída de 6,3% en 2013 en relación al año anterior (antes, proyectábamos una caída de 3,3%). Este informe incluye  secciones específicas para  el maíz, la soja, el trigo, el café y el azúcar, con más detalles para cada commodity.

Los fundamentos macroeconómicos son consistentes con caídas en los precios de las commodities: (i) las proyecciones de crecimiento de China y de otras economías emergentes continúan siendo revisadas a la baja; (ii) el dólar sigue apreciándose en relación a un amplio cesto de monedas; y (iii) las expectativas inflacionarias continúan disminuyendo. Todos estos factores están en línea con la caída del precio de las commodities que se ven más afectadas por factores macroeconómicos y refuerzan el ajuste a la baja que efectuamos en los precios de metales básicos en nuestro último informe (Precios de metales seguirán bajos, mayo de 2013).

Estamos revisando a la baja la proyección de fin de año para los precios del mineral de hierro y mantenemos las proyecciones por debajo del consenso para los otros metales básicos. Disminuimos la proyección del precio del mineral de hierro de 125,0 dólares/tonelada a 115,0 dólares/tonelada, debido a la perspectiva de menor crecimiento de la demanda (crecimiento económico más bajo en China y en otras economías emergentes). Las proyecciones para los otros metales se mantienen en los mismos niveles, dado que ya incorporaban el deterioro de los fundamentos macroeconómicos. 

El crecimiento económico en los EUA está llevando a descuentos menores del petróleo WTI en relación al del tipo Brent; los precios del Brent se recuperan lentamente, en línea con nuestro escenario. El crecimiento por encima de lo esperado en los EUA está llevando al petróleo WTI a ser negociado con un descuento menor que en el año pasado. Mirando al futuro, la producción de petróleo en los EUA debe volver a crecer, renovando las presiones que aumentarían el descuento. Sin embargo, la perspectiva de un crecimiento económico mayor en los EUA evitaría que el descuento retornase a los niveles registrados en 2012 (media de 17,5 dólares por barril). Mientras tanto, los precios del petróleo Brent están recuperándose lentamente, en línea con nuestro escenario. Nuestra proyección para su precio continúa en 110,0 dólares  por barril a fin de 2013, con la vuelta de la capacidad operacional de refinación (lo que incrementa la demanda por petróleo crudo) y con caídas en la producción causadas por los conflictos en diversos países productores.

Maíz y soja: perspectiva de superávits en la próxima cosecha

Los precios medios de maíz y soja (1º vencimiento) subieron en mayo, pasando de 649 centavos de dólar por bushel en abril a 672 para el  maíz, y de 1409 en abril a 1476 para la soja. La suba en los precios está causada por la combinación de bajas existencias con los retrasos en la siembra de la cosecha americana.

La siembra de maíz en los EUA se recupera, pero las lluvias podrían perjudicar el resto de la siembra y derivar en una cosecha menor. La siembra de maíz en los EUA avanzó a un ritmo fuerte durante mediados de mayo, compensando una buena parte del retraso observado hasta el inicio del mes, mientras que la siembra de soja está próxima de los niveles estacionales. A pesar de todo, la perspectiva de lluvias por encima de la media a lo largo de junio perjudicaría al resto de la siembra. Como consecuencia, el área sembrada estaría por debajo de las expectativas iniciales.

Se espera que la oferta de América del Sur sea mayor que la del año pasado, para así satisfacer la demanda global hasta la cosecha americana. El ritmo de los embarques brasileños de soja aumentó en mayo a 8 millones de toneladas, el mayor volumen mensual de la historia. Este ritmo podría continuar en junio y julio, abriendo el camino para que los puertos exporten una segunda cosecha de maíz. La cosecha de maíz de invierno podría ser nuevamente mayor que la cosecha de verano y, con el retraso en la siembra en los EUA, podría volver a ser usada para satisfacer una demanda externa por encima de los niveles  observados antes de 2012. Esta perspectiva para América del Sur reduce, pero no elimina, la presión de alza en los contratos de corto plazo.

A pesar del alza en los precios, el mercado de futuros incluye una fuerte caída de los contratos para entrega después de la cosecha en los EUA. Los contratos futuros de maíz y soja para entrega después de la cosecha en los EUA son negociados en torno a 570 y 1310 centavos de dólar por bushel, respectivamente, reflejando las expectativas de superávits en la próxima campaña, en la que la producción en el hemisferio norte sería mayor.

Las primeras estimaciones oficiales son de fuerte superávit en el balance de maíz. El Departamento de Agricultura de los EUA (USDA) divulgó las primeras estimaciones de los balances finales para la cosecha 2013-14. La expectativa inicial es de un superávit de 29,2 millones de toneladas (mi t), alcanzando unos niveles superiores a los registrados en los últimos 3 años, gracias a un robusto aumento en la cosecha americana (de 272 a 360 mi t), y a aumentos en otros países del hemisferio norte. El superávit se produce incluso a pesar de un aumento del 13% en la demanda global.

Nuestro escenario para el maíz también es de superávit, pero con una producción menor y una demanda más débil. Esperamos que la producción americana sea de 340 millones de toneladas, por debajo de la primera estimativa del  USDA. Por otro lado, el aumento en la demanda global sería menor, cerca de 5% por encima de la media de las dos últimas campañas. El saldo es  de un superávit equivalente, con la relación  existencias/utilización subiendo de 14,5% a 16,5% a lo largo del año.

Las primeras estimaciones oficiales son de otro  año de superávit en el balance de soja. El USDA también divulgó las primeras estimaciones para el balance entre oferta y demanda en la cosecha 2013-14. La expectativa inicial es de un superávit de 12,5 millones de toneladas (mi t), registrándose otro año de aumento de las existencias. Se estima un aumento de la producción de 16 mi t, encabezado por los EUA (+10 mi t), y seguido por los productores del hemisferio sur. Teniendo en cuenta el  escenario de aumento de la producción global en relación al período anterior, el superávit se produce incluso con un aumento de 4,4% en la demanda global.

Proyectamos un aumento menor de la producción y el mismo aumento de la demanda proyectada por el USDA, aún así produciéndose un superávit en el balance. Nuestras estimaciones actuales son de una reducción de 4 millones de toneladas en la producción combinada de los EUA, Brasil y Argentina, y el mismo aumento en la demanda. Es posible que las existencias remanentes de la cosecha 2012-13 para el próximo período sean revisadas a la baja, dado que el USDA todavía no confirmó cosechas menores en Brasil y en la Argentina.

Dadas las perspectivas favorables para la producción, estamos revisando a la baja las proyecciones del maíz y de la soja, de 638 y 1350 centavos de dólar por bushel a 600 y 1300 centavos de dólar por bushel, respectivamente.

Trigo: próximo al equilibrio

Los precios se mantuvieron estables en mayo, de acuerdo con la ausencia de novedades relacionadas con los fundamentos del sector. Los precios del trigo (1º vencimiento) se mantuvieron en mayo y en abril en niveles próximos a 700 centavos de dólar por bushel. La estabilidad de los precios es consistente con la ausencia de novedades relevantes en relación a los fundamentos para este cultivo.

Estamos revisando nuestra proyección para el precio del trigo de 750 a 730 centavos de dólar por bushel, debido a la revisión a la baja en la proyección del maíz. Los precios más bajos del maíz causan que  parte de la demanda de trigo sea sustituida por maíz.

La perspectiva para la próxima cosecha es de un balance global entre oferta y demanda próximo al equilibrio. El USDA divulgó las primeras estimaciones del balance global de la cosecha 2013-14 en el informe mensual de oferta y demanda global (WASDE) de mayo. La expectativa inicial es de mantenimiento de la relación existencias/utilización final en un nivel bajo en comparación a cosechas anteriores. Teniendo en cuenta el conjunto de informaciones actuales, no tenemos un sesgo en relación a estas estimaciones.

La producción global estimada en el WASDE es de 701 millones de toneladas (mi t), una fuerte recuperación cuando comparada a la cosecha anterior (656 mi t). La expectativa de recuperación de la productividad en Europa contribuyó con cerca del 70% del aumento esperado. La cosecha en los EUA está estimada en 56 mi t, en comparación a las 62 en la cosecha 2012-13. Está caída es compatible con la baja calidad del trigo de inverno. La estimación preliminar para las cosechas de Argentina y Brasil es de 13 mi t y 5 mi t, respectivamente, en un escenario de recuperación de la productividad luego de las pérdidas en la cosecha 2012-13.

La demanda es compatible con la recuperación en la producción y con alguna substitución de la demanda en favor del maíz. La demanda global proyectada para la cosecha 2013-14 en el informe WASDE (694 mi t) está 20 mi t por encima de la demanda en el año anterior, pero por debajo de la demanda en la cosecha 2011-12 (697 mi t). El año pasado, las pérdidas de la cosecha en el Este  Europeo provocaron una fuerte alza en los precios, reduciendo el consumo en los países emergentes. La reducción en relación a la cosecha 11/12 está parcialmente explicada por la substitución de parte de la demanda de trigo por maíz, como respuesta  a la elevada prima por trigo.

Azúcar: el equilibrio en el balance global depende de Brasil

Los precios del azúcar mantuvieron su tendencia de caída en mayo, un movimiento que es consistente con los fundamentos del sector. El precio del azúcar en bruto (1º vencimiento) mantuvo su tendencia de caída de los últimos 8 meses, quedando por debajo de 0,17 dólares por libra a lo largo de la segunda quincena del mes. La caída en los precios es consistente con (i) la perspectiva de otra zafra con acumulación de existencias, acentuada por el fuerte ritmo de la zafra brasileña de caña de azúcar en la segunda quincena de abril, y (ii) la depreciación del Real brasileño en relación al dólar desde marzo. Esperamos que los precios permanezcan ligeramente por debajo de 0,18 (dic/13: 0,1765 dólares) por libra hasta el  fin del año.

La caída de los precios de los últimos años genera incentivos para que el sector retorne al  equilibrio. Desde enero de 2011, los precios ya acumulan una caída de más del 50%. La caída en los precios genera incentivos para que el balance global del sector vuelva al equilibrio. Del lado de la demanda, fomenta un mayor consumo. Del lado de la oferta, la caída reduce el margen de beneficios, llevando a los productores a destinar el área plantada a otros cultivos y a reducir las inversiones en los cañaverales.

La reacción ante los precios más bajos aún parece no ser suficiente para revertir el superávit en el balance global. Nuestro escenario básico es de una caída en la producción global excluyendo Brasil de 5 millones de toneladas y un aumento de 3 millones de toneladas en el consumo. Estos ajustes no son suficientes para evitar que la zafra 2013-14 represente otro año de acumulación de existencias. El equilibrio entre oferta y demanda depende de sorpresas climáticas que afecten a la producción de alguna región productora o de un fuerte ajuste en la producción brasileña. A mediano plazo, es posible que los precios actuales ya estén por debajo del nivel de equilibrio, pero la incertidumbre y la lentitud en la producción podrían desembocar en un escenario de volatilidad a futuro.

La perspectiva para Brasil es de una zafra de caña de azúcar mayor, pero volcada hacia el etanol. Al contrario del año pasado, los precios relativos favorecen la producción de etanol en detrimento de azúcar. Además, los largos  períodos de lluvias en las regiones productoras podrían reducir la zafra esperada para la región Centro-Sur (aproximadamente 595 millones de toneladas, en comparación a 532 en 2012). Como resultado, la producción de azúcar del país podría ser ligeramente menor  que la del año anterior, incluso a pesar de un aumento en la zafra de caña de azúcar y la posible mejora en el ATR (Azúcar Total Recuperable).

La zafra esperada en la región centro sur de Brasil depende de las condiciones climáticas favorables. Gracias al clima seco en las regiones productoras, la zafra de caña avanzó a un ritmo fuerte entre 15 de abril y 15 de mayo. No obstante, las lluvias registradas en la segunda quincena de mayo podrían haber ralentizado la zafra durante este período. La perspectiva para los próximos meses es aún favorable, pero existen riesgos: largos periodos de precipitaciones atrasarían la zafra e imposibilitarían que ésta llegase a los niveles esperados en el Centro-Sur. Una zafra menor en el Centro-Sur facilitaría el ajuste a la baja en la producción brasileña de azúcar y podría empujar al alza los precios internacionales.

El mercado brasileño de etanol hidratado no garantiza el fin de la caída de los precios del azúcar. La intensidad del desplazamiento de la producción brasileña de azúcar para etanol depende de la evolución de los precios relativos de los productos, de limitaciones físicas en las usinas y del volumen de azúcar ya comercializado. De entre estos factores, creemos que apenas el primero será determinante en esta zafra. Si se mantienen los actuales precios de la gasolina en las estaciones de servicio, los precios pagados al productor para el etanol hidratado podrían caer a cerca de 0,16 dólares por libra en azúcar equivalente. De manera que el mantenimiento de los precios del azúcar próximo a los precios del etanol hidratado no garantiza el fin de la caída de los precios internacionales de azúcar.

Café: La cosecha brasileña y el cambio de preferencias derrumban los precios 

Caída acentuada en los precios. En mayo, los precios del tipo de café arábica registraron una fuerte caída (6%), alcanzando 127,25 dólares por libra en la InterContinental Exchange (ICE), y registrando así la cotización más baja desde octubre de 2009. En el mercado doméstico, los precios CEPEA alcanzaron 283,75 reales por saco, valor bastante por debajo de los 340 reales por saco estipulado por la Compañía Nacional de Abastecimiento (CONAB) como media del costo de producción del café brasileño. Esta caída acentuada en los precios fue resultado de la expectativa de una cosecha abundante en Brasil. Nuestra expectativa para el fin de año es de 132 dólares por libra.

Récord de producción en Brasil y aumento de las  existencias. Según datos de la CONAB, la estimación para la cosecha 2013-14 en Brasil, mayor productor de café del mundo, está próxima a 48,6 millones de sacos. Aunque representa un volumen 4,4% menor que el registrado el año pasado, se trata de la mayor cosecha del ciclo bienal bajo ya producida en el país. De esta cifra total, el café arábica sería responsable por 75% de la producción. En Colombia, tercer mayor productor mundial, la estimación para la cosecha, según el departamento de agricultura de los Estados Unidos (USDA), sería de 9 millones de sacos, registrando un aumento de 8,5% en relación al año anterior. Si estas estimaciones  se confirman, la elevada producción en estos países sería más que lo suficiente para compensar las pérdidas sufridas en la cosecha de América Central y El Caribe (responsables por 14% de la producción mundial). Las pérdidas en estas regiones alcanzaron los 2,3 millones de sacos de café. Del lado de la demanda, los niveles de existencias más altos registrados en los Estados Unidos y en la Unión Europea indican una mayor debilidad en la demanda de los principales consumidores de café del mundo, presionando aún más a la baja los precios.

Cambios en las preferencias contribuyen a la tendencia de caída en los precios del café arábica. Adicionalmente, otro factor que viene influyendo la caída de los precios del café arábica es el aumento en el consumo de café del tipo robusta. Tradicionalmente, el café arábica, consumido principalmente por los países desarrollados, se cotiza a un precio superior al tipo robusta debido a su mayor calidad. Sin embargo, incluso con la disminución de 5,9% del precio del robusta en relación al mes anterior, lo que viene siendo observado es un mantenimiento de su precio desde el inicio del año pasado, llevando a una reducción en la prima pagada por el  café  arábica (véase gráfico). Esta constancia en los precios estaría asociada al aumento en el consumo de café robusta, principalmente en los países emergentes. De esta manera, esta sustitución del consumo de café arábica por el tipo robusta también contribuiría a la caída en los precios del café arábica. 

Esperamos la estabilización del precio del café antes de fin de año. A medida que los buenos resultados de las cosechas de café se confirman en los próximos meses, podríamos observar una presión bajista a los  precios. Sin embargo, nuestro escenario es de recuperación en los precios del café arábica antes del fin del año. Esto es porque, en nuestra opinión, la perspectiva de una cosecha abundante  para el año ya estaría reflejada en el precio de mercado. Además, si la caída en los precios continúa y el descuento entre el café arábica y robusta se reduce, y dada la mayor calidad del primero, es probable que los precios relativos más bajos vuelvan a favorecer su consumo, no dejando, por tanto, espacio para una caída más acentuada del precio del café arábica.

Artur Manoel Passos

Verena Paiva


 

Proyecciones

** El Índice de Commodities Itaú es un índice propietario compuesto por los precios de las commodities, medidos en dólares y negociadas en las bolsas internacionales que son relevantes para la inflación al consumidor en Brasil. El índice está formado por los sub-índices de Metales, Energía y Agrícolas.



< Volver