Itaú BBA - Sin alivio

Revisión Mensual de Commodities

< Volver

Sin alivio

octubre 5, 2015

No vemos una tregua para los productores de commodities a futuro.

•Redujimos las proyecciones de los precios del algodón y del trigo, y elevamos los del azúcar, debido a los cambios en las perspectivas de oferta. El efecto neto es una ligera caída del precio agregado de los commodities agrícolas.

•No vemos una tregua para los productores de commodities a futuro. Mantenemos nuestra proyección de precios para los metales y la energía por debajo de lo anticipado de los contratos futuros.


 

El Índice de Commodities Itaú continuó su caída a lo largo de septiembre (-1,4%). El desglose por componente muestra que el declive fue causado por el exceso de oferta en el mercado del petróleo: el ICI-energía retrocedió 6,9% en el mes, mientras que el ICI-agrícola subió 4,1% y el ICI-metales cayó 0,6% en el mismo período. El resultado acumulado del año continúa mostrando contracciones de dos dígitos en los tres componentes: agrícolas, -10,1%; metales, -22,0%; y energía, -14,5%.

Redujimos ligeramente nuestra proyección para los precios del ICI-agrícola, a raíz de las revisiones a la baja en las estimaciones para el trigo y el algodón, mientras que subimos la proyección del azúcar. Las condiciones de oferta más favorables para el trigo y el algodón son consistentes con precios más bajos: redujimos las proyecciones a fines de 2016 para el trigo desde 5,30 dólares a 5,15 dólares por bushel, y para el algodón desde 0,66 dólares a 0,62 dólares por libra. Al mismo tiempo, las  menores cosechas en Asia y las limitaciones en la capacidad de ajuste en Brasil nos llevaron a revisar al alza el escenario para el azúcar desde 0,11 dólares a 0,114 dólares por libra a fines de 2016.

Mantuvimos las proyecciones de los precios de los metales y la energía, de modo que el efecto neto de la reducción en los precios de los commodities agrícolas resultará en una caída de sólo 0,4 puntos porcentuales del ICI a fines de 2016. Nuestro escenario de precios para los metales contempla una leve caída en relación a los precios en el mercado a la vista, mientras que nuestro escenario para la energía considera una ligera recuperación del petróleo Brent a 55 dólares, y del WTI a 50 dólares por barril a fines de 2016.

Nuestras nuevas proyecciones continúan por debajo de los niveles anticipados por las curvas de futuros de la mayor parte de commodities. De este modo, continuamos proyectando un ambiente repleto de desafíos para los países que son exportadores netos de commodities.

Petróleo: ¿Es posible que el Brent caiga por debajo de 30 dólares?

Los precios del petróleo permanecieron en niveles bajos: el Brent en torno a 47 dólares y el WTI cerca de 44  dólares por barril.

El mercado todavía tiene un exceso de oferta, a pesar de las señales de ligera reducción en la producción de petróleo en los EUA.

Nuestro escenario considera que el exceso de oferta permanecerá hasta el segundo semestre de 2016, manteniendo la presión bajista sobre los precios. Las proyecciones para el petróleo Brent y el WTI a fines de 2016 continúan en 55 dólares y  50 dólares por barril, respectivamente. Nuestro escenario asume que el equilibrio se alcanzaría mediante la reducción de las inversiones en producción, principalmente en petróleo no convencional en América del Norte, y gracias a un aumento continuado de la demanda global. Nuestras proyecciones consideran que la producción de la OPEP permanecería estable en los niveles actuales.

Dada la perspectiva de exceso de existencias hasta mediados de 2016, ¿es posible una caída adicional del petróleo? A pesar de que esto no constituye nuestro escenario base, los cuellos de botella en la capacidad de almacenamiento podrían desencadenar en caídas adicionales de los precios a la vista.

El actual grado de inclinación de la curva de futuros (aproximadamente 15% anualizado) es definido por los costos de almacenamiento, de modo que para los productores no existe diferencia entre vender a corto plazo y almacenar (incurriendo en un costo) y vender en el futuro. De este modo, la acumulación de existencias retira parte de la oferta de petróleo a corto plazo, disminuyendo el impacto del exceso de oferta en los contratos próximos al vencimiento.

Si las existencias llegan al límite de capacidad, toda la producción será ofrecida en el presente, lo que podría provocar una caída acentuada en los precios antes de que la oferta reaccione.

Las existencias en los EUA ya alcanzan 453 millones de barriles (límite estimado: 610 millones). Un alza similar a la observada en el primer semestre de 2015 llevaría los niveles de existencias a 580 millones, próximo al límite de almacenamiento, incrementando los riesgos de este escenario alternativo.

Granos: mayor disponibilidad de trigo en el mundo

Los precios internacionales (primer vencimiento) del maíz y del trigo registraron una ligera recuperación en septiembre, subiendo 6,6% y 6,3%, respectivamente. Por otro lado, los precios de la soja retrocedieron 0,6%, y permanecen próximos a las mínimas del año.

A corto plazo, las condiciones climáticas son variadas. En el hemisferio norte, el tiempo seco favorece las cosechas de maíz y soja. En el hemisferio sur, el exceso de lluvias en el sur de Brasil y la sequía en Australia afectan a la productividad del trigo.

Las condiciones climáticas podrían ser desfavorables para la segunda cosecha de maíz en Brasil. La perspectiva de tiempo seco en el centro oeste hasta finales de octubre retrasa la siembra de la cosecha de soja. Este retraso afecta más la perspectiva de la siguiente cosecha (de maíz) que la de la soja, que acaba viéndose beneficiada por producirse en un momento más favorable. Además, el final del fenómeno climático El Niño, alrededor de abril, podría estar seguido del fenómeno opuesto (La Niña), lo que llevaría a bajas precipitaciones y mayores riesgos de heladas.

Los balances globales del maíz y de la soja mantienen la misma perspectiva del mes pasado, con algún exceso de oferta para la oleaginosa y un ligero déficit para el maíz. Los actuales niveles parecen reflejar adecuadamente el balance de riesgos de ambos commodities. Mantenemos las proyecciones a fines de 2016 para el maíz (4,0 dólares por bushel) y la soja (9,1 dólares por bushel).

Redujimos la proyección del trigo desde 5,30 dólares a 5,15 dólares a fines de 2016. El último informe del Departamento de Agricultura de los EUA (USDA, en su sigla en inglés) revisó al alza la estimación para el  balance, con más existencias iniciales y una mayor producción en el año 2015/16. Tal ajuste es consistente con primas más bajas del trigo en relación al maíz.

Azúcar: ruptura de la correlación con el real brasileño

El precio de los contratos internacionales de azúcar subió 14% en septiembre, a pesar de la depreciación del real en el mismo período. El primer vencimiento del contrato futuro de la Bolsa de Nueva York está en 0,12 dólares por libra, por sobre la mínima de 0,104 dólares observada a mediados de agosto.

La ruptura de la correlación es fruto de la combinación de dos factores. Primero, más de la mitad de la cosecha brasileña ya ha sido molida, lo que reduce la capacidad de desplazamiento de producción de etanol para el azúcar. Segundo, las señales de una producción menor en China e India sugieren una transición del balance global entre oferta y demanda, pasando este a ser deficitario. Incluso con niveles de existencias elevados, la transición es consistente con precios más elevados.

Elevamos las proyecciones de los precios internacionales desde 0,11 dólares a 0,114 dólares, ya que en este momento de la molienda, cualquier reacción de los productores brasileños no sería suficiente para compensar la producción menor en el resto del mundo. 

Café: balance neutro en medio de factores alcistas y bajistas

Los contratos internacionales de café (primer futuro en Nueva York, tipo arábica) permanecieron entre  1,10 dólares y 1,25 dólares por libra en septiembre, con poca reacción a las depreciaciones de las monedas de los principales países productores.

Nuestra proyección para el café se encuentra en 1,28 dólares a fines de 2016, próxima de la curva de futuros. Estos niveles parecen ofrecer un buen equilibrio entre los factores bajistas (condiciones climáticas favorables en Brasil y alza de los precios en la moneda local de los principales productores) y alcistas (riesgos de pérdidas en las cosechas en América Central).


 

Artur Manoel Passos


 



< Volver