Itaú BBA - Riesgos bajistas para el petróleo y alcistas para los granos

Revisión Mensual de Commodities

< Volver

Riesgos bajistas para el petróleo y alcistas para los granos

julio 16, 2015

Commodities tuvieron un desempeño mixto desde finales de mayo. Hay riesgos alcistas para los granos y bajistas para el petróleo.

• Los precios de los metales y del petróleo cayeron fuertemente en los últimos días, debido tanto a factores de demanda (riesgos relacionados a Grecia y a China) como de oferta. Redujimos las proyecciones de algunos metales, y observamos riesgos bajistas a nuestras actuales previsiones para el petróleo (Brent en 70,0 dólares por barril a fines de año).

• El clima desfavorable en los EUA incrementó los riesgos de pérdidas en la cosecha y provocó una fuerte alza en los precios de los granos y de la soja, pero el impacto sobre la cosecha sigue siendo incierto. Mantenemos las proyecciones para los precios agrícolas, pero reconocemos que la evolución climática genera riesgos alcistas.

El Índice de Commodities Itaú (ICI) retrocedió 1,0% desde fines de mayo; sus tres componentes tuvieron un desempeño mixto. La caída agregada fue fruto de las pérdidas en los metales (-11%) y energía (-8%) influidas por los riesgos asociados a Grecia y China. El movimiento compensó con creces la fuerte alza de los commodities agrícolas (15%), consecuencia de riesgos climáticos. Las contracciones registradas en mayo, junio y en el comienzo de julio llevaron al índice agregado a acumular una caída de 4,7% en 2015.

Redujimos nuestras proyecciones para el ICI-metales, ya que no vemos espacio para la recuperación en los precios del aluminio, del níquel y del estaño. El nuevo escenario considera un incremento de 5,7% en el ICI en relación a los niveles actuales antes de fines de año.

Los precios de los metales y de la energía se desplomaron en las últimas semanas, influidos por riesgos macroeconómicos. La perspectiva de demanda se vio perjudicada por la inestabilidad en Grecia, lo que podría reducir el PIB de la zona del euro y fortalecer el dólar. La corrección en el mercado de valores de China también tuvo un impacto en los precios, ya que el shock podría afectar a la economía real del país (aunque esto no forma parte de nuestro escenario base).

Las sorpresas en la oferta también explican la caída de los metales y la energía. Los cargamentos de mineral de hierro de Australia se incrementaron nuevamente. En lo referente al petróleo, la producción por encima de lo esperado en los EUA y el acuerdo nuclear con Irán intensificaron la caída en los precios del crudo.

Los precios de los granos (y de la soja) subieron por causa de riesgos en la oferta en los EUA. El exceso de precipitaciones en la región medio oeste de los EUA perjudicó la siembra de soja y la cosecha de trigo de invierno, y reduciría la productividad media de ambos commodities (y la del maíz). Sin embargo, resulta difícil estimar el impacto total sobre la cosecha. De este modo, el alza reciente refleja una mayor probabilidad de un escenario tensionado (con importantes pérdidas en la cosecha y alzas en los precios), aunque los precios podrían retornar a niveles bajos, si las pérdidas son menores. Mantenemos nuestras proyecciones, pero reconocemos la existencia de riesgos alcistas, si este escenario tensionado se materializa.

Granos: el exceso de lluvias en los EUA trae riesgos

Las condiciones climáticas evolucionaron en línea con el patrón de El Niño en junio y a principios de julio. Hubo un exceso de precipitaciones en la región centro-oeste de los EUA y en el sur de Brasil, mientras que la región este de Australia recibió lluvias por debajo de la media.

La lluvia afectó a las expectativas de producción en los EUA, pero la magnitud del impacto es incierta. Las precipitaciones retrasaron (o impidieron) la finalización de la siembra de soja y la cosecha de trigo de inverno, y habrían reducido la productividad media de los dos commodities así como la del maíz. Aún así, sólo será posible estimar la magnitud del impacto una vez finalizada la cosecha. En el resto del mundo, no se produjeron cambios relevantes en la perspectiva de oferta.

La consecuencia fue un alza en los precios.El maíz, la soja y el trigo subieron 25%, 11% y 21%, respectivamente. El aumento de la soja fue menor, ya que el excedente en el balance global de la oleaginosa es mayor que el de los otros dos commodities.

Mantenemos las proyecciones a fines de 2015 para el maíz (3,8 dólares por bushel), soja (8,8 dólares por bushel) y trigo (5,1 dólares por bushel). Este escenario asume que el exceso de precipitaciones tuvo un impacto reducido, de modo que los precios volverían a las mínimas que son consistentes con los excedentes en el balance global.

Si se producen mayores pérdidas debido al exceso de precipitaciones, los precios podrían subir en relación a los niveles actuales. 

Azúcar: paridad con el precio del etanol hidratado en Brasil

Los precios de los contratos internacionales de azúcar volvieron a superarel precio equivalente al productor del etanol hidratado en Brasil, con el cambio del primer vencimiento de julio para octubre (véase gráfico).

La evolución reciente de la cosecha de caña de azúcar en la región centro sur de Brasil refuerza la perspectiva de un mayor volumen de molienda, una caída en el azúcar total recuperable (ATR) y una mayor utilización de la caña de azúcar para la producción de etanol. El saldo es una producción de azúcar ligeramente inferior, incluso a pesar del aumento de la cosecha de caña de azúcar en relación a la anterior.

A futuro, continuamos proyectando precios internacionales de azúcaren paridad con los precios (al productor) de etanol en Brasil, ya que reconocemos que el ajuste del mix de producción en Brasil es el principal factor de equilibrio del mercado. Nuestra proyección se encuentra en 0,132 dólares por libra a fines de año.

Los principales factores de riesgo para este escenario son la cotización del real y los precios domésticos de la gasolina en Brasil. El equilibrio con los precios del etanol hidratado en Brasil (denominados en reales) transmite a los precios internacionales la volatilidad de la moneda brasileña. Aunque no constituye nuestro escenario base, existe el riesgo de nuevos aumentos en los precios domésticos de la gasolina, lo que llevaría a precios de etanol hidratado más altos.

Petróleo: el acuerdo con Irán y el incremento de la eficiencia en los EUA nos dejan riesgos bajistas

Los precios del petróleo cayeron acentuadamente desde el comienzo de julio. El petróleo de tipo Brent retrocedió desde 64 dólares por barril a 57 dólares por barril, mientras que el WTI pasó desde 59 dólares por barril a 52 dólares por barril en el mismo período.

La crisis en Grecia explicaría parte de esta caída, afectando los precios a través de dos canales: crecimiento esperado menor en la zona del euro (reduciendo la demanda proyectada) y fortalecimiento del dólar en relación a las demás monedas. Las nuevas preocupaciones asociadas a China luego de la fuerte caída en los precios de las acciones del país asiático también ayudan a explicar el movimiento.

Sin embargo, una combinación de dos shocks de oferta parece la explicación más probable del reciente movimiento de los precios.En primer lugar, la producción en los EUA permanece en alza, aunque a ritmo menor que el año pasado. Se están multiplicando las evidencias de aumentos de eficiencia en la producción de shale oil, elevando la producción para un determinado nivel de precios. El segundo shock lo constituye el acuerdo nuclear alcanzado entre Irán y el P5+1, con el potencial de aumentar en 1 millón de barriles por día la oferta global en los próximos 12 meses.

Estos shocks podrían hacer que demore más en alcanzar el equilibrio en el mercado de petróleo y que éste se materialice a precios más bajos. 

Por lo tanto, existen riesgos bajistas a nuestro escenario de precios. Proyectamos, actualmente, una recuperación del petróleo Brent a 70 dólares por barril hacia fines de año.


 

Artur Manoel Passos



< Volver