Itaú BBA - Recuperación sustentada por el petróleo

Revisión Mensual de Commodities

< Volver

Recuperación sustentada por el petróleo

marzo 13, 2015

El petróleo tipo Brent continuó su tendencia alcista en febrero y se mantuvo por encima de 60,0 dólares.

• El petróleo tipo Brent continuó su tendencia alcista en febrero y se mantuvo por encima de 60,0 dólares. La evolución consolida nuestro escenario de recuperación parcial de la caída sufrida en 2014 a 70,0 por barril a fines de año.

• Redujimos las proyecciones de los precios del azúcar y café a 0,158 dólares y 1,5 dólares por libra, respectivamente, incorporando la perspectiva de una oferta mayor en Brasil resultado del clima de febrero. La nueva proyección para el azúcar considera una paridad en los precios al productor para el azúcar y el etanol.

• Elevamos las proyecciones para los precios del maíz de 3,8 dólares a 4,25 dólares por bushel, dadas las señales de reducción de área sembrada en la próxima cosecha.


Los precios agregados de los commodities permanecieron en el mismo nivel desde el 10 de febrero, confirmando la recuperación parcial registrada desde el principio del año. El índice se ha mantenido prácticamente estable ya que el alza de los commodities energéticos (4,0%) ha sido compensada por las caídas en los índices agrícolas (-3,4%) y de metales (-3,1%).

La recuperación del petróleo continuó en febrero, y el Brent alcanzó 61,0 dólares por barril consolidando nuestras expectativas de que la cotización del barril alcanzaría 70,0 dólares a fines de año. La recuperación es consistente con diversas señales de disminución en la inversión en producción no convencional en América del Norte. El número de plataformas activas cayó más de 26% desde fines de enero (41% desde octubre), según Baker Hughes, y varias empresas que han anunciado retrasos en nuevas inversiones.

A pesar de que la evolución está en línea con nuestro escenario para el petróleo, han surgido nuevos riesgos para la normalización del mercado. La probabilidad de un acuerdo entre Irán y el P5+1 (grupo formado por China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos - los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU) ha aumentado. El fin de las sanciones al país iraní podría llevar a un aumento de hasta 500.000 barriles/día, lo que constituiría una dificultad añadida para que los ajustes necesarios absorban el excedente actual del mercado.

Los ajustes que realizamos en las proyecciones de los precios agrícolas y de metales se compensaron unos a los otros, de modo que mantuvimos las proyecciones para el ICI prácticamente inalteradas. Nuestro escenario considera un incremento en el ICI del 14,3% en 2015 en relación a los niveles actuales, seguido de un nuevo aumento de 3,4% en 2016.

El ICI agrícola retrocedió en febrero, empujado por las caídas del azúcar, del café y del trigo. Tanto el azúcar como el café se vieron afectados por las condiciones climáticas favorables en Brasil, las cuales mejoraron la perspectiva de oferta para la próxima cosecha, disminuyeron los riesgos generados por la sequía de enero y nos llevaron a reducir las proyecciones de los precios. Los precios del trigo se contrajeron fruto de la débil demanda para la producción de los EUA. Aumentamos las proyecciones para los precios del maíz a fin de año debido a las evidencias de reducción en el área sembrada para la próxima cosecha.

Los metales continuaron en declive, ya que la falta de noticias en relación a una mejora de la perspectiva de demanda respalda la percepción de exceso de oferta. Redujimos nuestras proyecciones para el mineral de hierro a fines de 2015 desde 67,0 dólares por tonelada a 63,0 dólares por tonelada, ya que reconocemos la ausencia de factores que contribuyan a elevar los precios, y vemos riesgos bajistas adicionales para estos.

El mineral de cobre fue la excepción a la caída generalizada. Los precios del cobre subieron 3,0% desde fines de enero, en respuesta a las noticias de reducción de la inversión a futuro. No obstante, creemos que la recuperación no es sostenible y mantenemos nuestra proyección de caída en la cotización del cobre a 5.600 dólares por tonelada a fines del año.

Granos: señales de reducción en el área sembrada de maíz

El maíz, la soja y el trigo tuvieron un comportamiento diferente desde fines de enero. Los contratos internacionales de maíz más negociados permanecieron prácticamente estables, mientras que los de la soja subieron y, luego, retornaron al nivel previo, al tiempo que los de trigo continuaron cayendo.

Los contratos de maíz variaron poco debido a la combinación de: (i) un clima favorable en febrero en Brasil; e (ii) indicios de reducción del área sembrada en los EUA para la próxima cosecha. La situación en Brasil redujo los riesgos derivados de la sequía de enero (presiones bajistas para los precios),   al tiempo que las señales de una menor área sembrada en la cosecha 2015/16 en los EUA reducen la probabilidad de un año con excedentes (presiones alcistas para los precios).

El aumento (y posterior caída) de la soja fue producto de los paros de los camioneros en Brasil. Las interrupciones ocurrieron en un momento crucial de la cosecha. Además del retraso en los embarques, la huelga puso en peligro el proceso de recolección, debido a la falta de combustible para la maquinaria agrícola, lo que podría llevar a pérdidas en la cosecha. Los precios volvieron a caer a medida que las noticias indicaban que la huelga perdía fuerza.

El balance entre oferta y demanda continúa apuntando a excedentes para el maíz y la soja, pero los riesgos son mayores para el maíz. La incertidumbre que rodea a la oferta de maíz es mayor, y el excedente proyectado para las cosechas 2014/15 y 2015/16 es menor. En particular, el ajuste en la proyección del área sembrada para la próxima cosecha de los EUA señaliza que el precio del maíz tendría un desempeño superior al de la soja.

A raíz de los mayores riesgos, estamos elevando las proyecciones para el precio del maíz a fines de año, desde 3,8 dólares por bushel a 4,25 dólares por bushel a fin de 2015, y desde 4,0 dólares por bushel a 4,5 dólares por bushel a fin de 2016. Nuestra proyección para la soja en 2015 y 2016 se mantiene en 10,0 dólares por bushel y 10,5 dólares por bushel, respectivamente, de manera que el ratio entre los dos commodities se ha vuelto ligeramente más favorable para el maíz en comparación a la media histórica, lo cual es consistente con un menor exceso de oferta de maíz en el balance entre oferta y demanda.

Mantenemos las proyecciones para el trigo en 5,4 dólares por bushel a fines de 2015 y en 5,8 dólares por bushel a fin de 2016. La consolidación de un excedente de oferta se ve compensada por las proyecciones más elevadas para el maíz. Como existe un cierto espacio para la substitución de demanda entre trigo y maíz, consideramos que es mejor usar el balance entre oferta y demanda de trigo para estimar su prima en relación al maíz, en lugar de los precios absolutos.

Soft commodities: las lluvias de febrero reducen los riesgos para la cosecha de Brasil

Los contratos internacionales de azúcar y café cayeron desde fines de enero, con pérdidas de 9,1% y 16,6%, respectivamente.

Ambos commodities se vieron afectados por los mismos factores bajistas: la desvalorización del real brasileño y el clima favorable en Brasil, en febrero. El clima redujo los riesgos derivados de la sequía de enero. Si el clima seco hubiese persistido en febrero, la producción de ambos commodities habría sufrido severas pérdidas.

Redujimos las proyecciones de precios de azúcar y café luego de la incorporación de la perspectiva de una mayor producción. Nuestra nueva proyección para el precio del café es 1,5 dólares por libra a fin de 2015 (antes 1,8 dólares por libra) y para el precio del azúcar es 0,158 por libra en el mismo período (0,17 dólares por libra previamente).

Nuestro escenario para el azúcar considera unos precios relativos para el azúcar y el etanol que no persuadirían a los productores brasileños a favorecer la producción uno en detrimento del otro.


 

Artur Manoel Passos



< Volver