Itaú BBA - Precios en caída

Revisión Mensual de Commodities

< Volver

Precios en caída

marzo 8, 2013

Retrasos en los embarques en Brasil y en Argentina afectan a los precios a corto plazo

Los precios de las commodities cayeron 3,2% en febrero: los precios de los granos revirtieron el ligero aumento registrado en enero y los precios de los metales básicos y la energía cayeron en la segunda mitad del mes. Los subíndices de agricultura, metales básicos y energía registraron caídas de 2,3%, 5,8% y 3,4%, respectivamente, en relación al fin de enero. En términos de precios promedio, la caída registrada a lo largode febrero fue compensada por el arrastre que dejó enero. Así, el Índice de Commodities Itaú (ICI) tuvo un aumento de 0,8% en relación al promedio de enero. Mirando a futuro, revisamos a la baja algunas de nuestras estimaciones para el precio de productos agrícolas y metales básicos para fin de 2013. Ahora nuestra expectativa es de aumento de 0,4% (0,8% anteriormente) en el año. El nivel de agua en las represas hidroeléctricas en Brasil subió de 37,6% a fin de enero a 45,9% de la capacidad en febrero, un aumento relativamente modesto.

La caída en los precios de los metales básicos (y parte de la disminución en los precios de la energía) puede ser atribuida a: i) indicios de que el gobierno chino estaría dispuesto alanzar nuevas medidas para enfriar el mercado inmobiliario; y ii) la última acta del comité de política monetaria de los EUA que sugiere una política monetaria menos expansiva. La caída de los precios de energía también se debe al balance global ajustado del petróleo, que viene dependiendo de la menor y posiblemente insostenible producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en los últimos tres meses. La escasa coordinación entre los integrantes de la OPEP probablemente lleve a una diminución de la capacidad ociosa en el futuro.

Los precios del mineral de hierro no siguieron la misma pauta de los otros metales básicos. En lugar de caer, los precios para entrega en China continuaron firmes, quedando por encima de 150 dólares/tonelada en febrero. Esa resistencia a corto plazo puede ser explicada por la acumulación de inventarios por parte de las siderúrgicas chinas. Continuamos esperando una caída en la cotización a 125 dólares hacia el fin de este año.

Los indicadores fundamentales para los precios agrícolas fueron mixtos. Lo más destacado fue la mejora de las condiciones climáticas para la cosecha de trigo de invierno en los EUA. Mientras tanto, los precios se vieron afectados por retrasos en los embarques en Brasil y en Argentina, lo cual aumentó la demanda por los granos producidos en los EUA.

Clima: escenario mixto para la producción agrícola en Brasil

La cantidad de lluvias en febrero en las principales regiones de generación hidroeléctrica en Brasil (represas y ríos con centrales hidroeléctricas) quedó ligeramente por debajo de la media histórica estacional (85%). En lo que va del año, el volumen de precipitaciones está en 89% de la media estacional. El nivel de agua en las represas subió de 37,6%, a fin de enero, a 45,9% de la capacidad. El aumento de 9 puntos porcentuales está en línea con la media de febrero, pero es bajo cuando consideramos el intenso uso de termoeléctricas. A pesar de las perspectivas de lluvias por encima de la media en los próximos dos meses, la evolución del balance eléctrico está consolidando un escenario de uso intenso de las centrales termoeléctricas a lo largo de 2013.

En general, las condiciones climáticas en Brasil en febrero mostraron un escenario mixto para la producción agrícola. Por un lado, las precipitaciones por encima de la media en Rio Grande del Sur, Paraná y en regiones importantes de San Pablo y de Mato Grosso del Sur podrían mejorar la productividad de los cultivos en esas regiones (maíz, soja), así como el Azúcar Total Recuperable (ATR) de caña de azúcar. Por otro lado, la cantidad de lluvia por debajo de la media en Goiás, Bahía y otros estados del Nordeste podría reducir la productividad. De la misma manera que el exceso de lluvias podría retrasar la cosecha de soja en Mato Grosso.

En la Argentina, las precipitaciones por debajo de la media y las recientes olas de calor han consolidado las expectativas de cosechas por debajo de las actuales proyecciones del Departamento de Agricultura de los EUA (USDA), de 53 millones de toneladas de soja y 27 millones de toneladas de maíz. Esperamos una ligera mejora de las condiciones climáticas en los próximos días, mayores precipitaciones y el fin de las olas de calor.

Granos: atrasos en los embarques en Brasil y Argentina

Los precios de los granos cayeron en febrero, revirtiendo la ligera suba registrada en enero. En medio de señales mixtas de los indicadores de oferta y demanda, la caída podría atribuirse a dos factores. Primero, el último informe de la USDA de estimaciones de oferta y demanda global (conocido por la sigla WASDE), revisó al alza los cálculos para las existencias finales de maíz, soja y trigo. En segundo lugar, las nevadas en los EUA podrían mejorar las condiciones para el trigo de la próxima cosecha. Los precios de la soja también se vieron afectados por retrasos en los embarques provenientes de Brasil y Argentina.

Nuestras previsiones para los precios de la soja y el maíz a fin de 2013 continúan en 1400 centavos y 638 centavos de dólar por bushel, respectivamente. Esas proyecciones consideran cosechas próximas a los rangosactuales en el Hemisferio Sur y una cosecha bajo condiciones climáticas normales en los EUA en la próxima campaña (octubre-septiembre). Mientras tanto,nuestra previsión para el precio del trigo a fin de año disminuyó de 820 a 780 centavos de dólar por bushel, reflejando la mejora de las condiciones para la próxima cosecha de inverno en los EUA.

Los precios del maíz se mantuvieron estables en torno a 700 centavos por bushel, después de terminar enero en 740. El último informe WASDE revisó al alza la estimación de existencias finales para la actual campaña, debido a la mayor producción y a la menor demanda. La proyección para la cosecha brasileña subió de 71 millones a 72,5 millones de toneladas. En lo que respecta a  Argentina, la estimación se redujo de 28 millones a 27 millones de toneladas. Ambas revisiones eran esperadas. Las condiciones inestables en Argentina podrían provocar nuevos recortes en la estimación de la cosecha.

La Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab) elevó la previsión para la cosecha brasileña de 72,2 millones a 76 millones de toneladas. Esta revisión se debe principalmente al aumento de la expectativa para el área sembrada en la segunda cosecha (cosecha de inverno). Sin embargo, la productividad considerada en la proyección está próxima a la registrada el año pasado, cuando la segunda cosecha fue beneficiada por condiciones climáticas extremamente favorables. Bajo circunstancias climáticas normales, la productividad podría verse reducida en un 10%, dejando una cosecha 4 millones de toneladas por debajo de la estimación.

El precio de la soja permaneció en la franjade 1420-1500 centavos de dólar en febrero. En ausencia de cambios relevantes en los fundamentos de oferta y demanda, los precios se vieron afectados por los temores de retrasos en los embarques en Brasil y Argentina. En Brasil, los estibadores portuarios protestaron contra el plan del gobierno de reformar las terminales portuarias brasileñas, causando una paralización de seis horas. El miedo a nuevos paros se suma a los cuellos de botella de infraestructura y genera dudas sobre la capacidad para cumplir los contratos de entrega de los productores brasileños. En Argentina, los productores están aplazando las entregas como forma de negociar mejores condiciones cambiarias con el gobierno. Estos temas podrían generar una mayor demanda de granos de los EUA y ayudar a mantener los precios a corto plazo.

Energía: balance ajustado (e insostenible) para el petróleo 

La cotización del barril de petróleo de tipo Brent mantuvo una tendencia alcista hasta mediados de febrero, alcanzando 118,90 dólares a día 13. Desde entonces, el precio cayó a 111 dólares, compensando parcialmente el aumento registrado en enero. El encarecimiento del crudo en la primera quincena de febrero reflejó el balance global más ajustado, causado por la menor oferta global (tanto de miembros de la OPEP como de no miembros). Esperamos que este balance sea menos ajustado en los próximos meses, a medida que la producción de petróleo en los EUA vuelva a crecer y los países de la  OPEP reduzcan la capacidad ociosa. Del lado de la demanda, la proyección de crecimiento global (todavía débil) en 2013 es consistente con un incremento de la demanda próximo al registrado en 2012 (cerca de 1 millón de barriles diarios). De esta manera, mantenemos nuestra proyección en 110 dólares por barril a fin de 2013.

La semana pasada se reanudaron las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán. La propuesta del grupo P5+1[1] ofreció relajar las sanciones económicas y las restricciones a la exportación de petroquímicos iraníes, además de algunos otros bienes, a cambio del compromiso por parte de Irán de suspender las actividades de enriquecimiento de uranio al 20%. Las negociaciones continuarán a lo largo de marzo y abril, pero la probabilidad de alcanzar un acuerdo ha aumentado.

Artur Manoel Passos
Economista


 

Proyecciones:

** El Índice de Commodities Itaú (ICI) es un índice propietario compuesto por los precios de las Commodities, medidas en dólares y negociadas en las bolsas internacionales relevantes para la inflación al consumidor en Brasil. El índice es formado por los subíndices Energía, Agricultura y Metales.


 

 



< Volver