Itaú BBA - Caída en las proyecciones del petróleo y metales a raíz de la mayor debilidad en China

Revisión Mensual de Commodities

< Volver

Caída en las proyecciones del petróleo y metales a raíz de la mayor debilidad en China

septiembre 14, 2015

Ambiente desfavorable para los países exportadores de commodities

• Redujimos las proyecciones para el petróleo Brent (desde 60 dólares a 55 dólares por barril a fines de 2016) y para los metales básicos, incorporando un crecimiento global menor. 

• Nuestras proyecciones están por debajo de lo ya considerado en los contratos futuros, lo que implica un ambiente desfavorable para los países exportadores de commodities. 

• A pesar de la perspectiva de un fenómeno climático El Niño intenso, el auge del mismo se produciría en el 4T15, de modo que el impacto sobre la producción global de granos sería pequeño. Aún así, permanecen los riesgos para la cosecha de verano de los EUA y para la cosecha de caña de azúcar en India.

El Índice de Commodities Itaú (ICI) retrocedió aún más desde fines de julio (-3,7%), a medida que la perspectiva de crecimiento menor en China (y su impacto sobre los demás países) deteriora la demanda futura. El desglose del índice muestra una pérdida en los tres componentes: agrícolas (-5,3%), metales (-2,2%) y energía (-4,0%).

El crecimiento menor en China afecta negativamente la demanda por metales básicos. La caída acumulada por los metales en lo que va de año (-21,6%) es superior a la de los otros componentes (agrícolas -14,8%, energía -10,7%), reflejando la desaceleración más intensa en la demanda.

Redujimos las proyecciones para el petróleo Brent (desde 60 dólares a 55 dólares por barril a fines de 2016) y para los metales básicos, fruto de la incorporación a nuestro escenario de un crecimiento global menor, debido a la influencia de China. El efecto conjunto es una caída de 5,1 puntos porcentuales en nuestra proyección para el ICI a fines de 2016, la cual se une a la reducción de 8,2 puntos porcentuales de nuestra anterior revisión de escenario.

La caída en los commodities agrícolas es consistente con nuestro escenario, de modo que mantenemos las proyecciones inalteradas. Cabe resaltar que existen riesgos alcistas a nuestro escenario de precios para el azúcar, dados los riesgos que afectan la oferta global y la posibilidad de cambios en el mercado de la gasolina en Brasil.

Los ciclos anteriores sugieren que aún resta espacio para más caídas en los precios de commodities. Los precios medios de agosto quedaron 6,4% por debajo de la tendencia de largo plazo[1], y nuestro escenario sugiere una vuelta a la tendencia en 2016. Sin embargo, la historia nos muestra que los ciclos alcistas anteriores fueron seguidos por largos periodos en los cuales los precios permanecían más de 20% por debajo de la tendencia de largo plazo, lo que significa que aún hay espacio para caídas adicionales.

Petróleo: la ausencia de factores de equilibrio incrementa la volatilidad

Los precios del petróleo permanecieron en niveles bajos, con alta volatilidad. El petróleo de tipo Brent llegó a caer desde 50 dólares a 42 dólares por barril, retornando luego a 54 dólares y se encuentra ahora cercano a 49 dólares por barril.

Esta volatilidad parece estar causada por la combinación de: (i) inestabilidad en el escenario macroeconómico; y (ii) falta de un factor de equilibrio en el mercado, el cual magnifica los shocks macroeconómicos.

Ausencia de equilibrio. Hasta mediados de 2014, la OPEP ajustaba la oferta cuando los precios se desviaban significativamente de 110 dólares por barril. Desde entonces, la atención ha pasado para los productores de shale oil en los EUA, los cuales enfrentan costos elevados y un desfase menor entre inversión y producción que los demás productores. El precio de equilibrio estaría próximo del costo de producción representativo de este producto. Sin embargo, la caída en los precios observada desde mayo no desembocó en una nueva respuesta de los productores, aumentando la incertidumbre en relación a los costos de producción. Debido a este exceso de oferta, la incertidumbre en relación a los costos se traduce en una mayor volatilidad en los precios del petróleo, intensificando los impactos derivados de la economía en China o de la política monetaria de las economías avanzadas.

Los productores están manteniendo el crudo bajo tierra luego de las perforaciones exitosas. Los datos semanales de los EUA referentes al shale oil muestran una estabilidad en el número de pozos en exploración y un alza en la productividad por pozo. Al mismo tiempo, los datos muestran una caída en la producción total de petróleo desde mayo. Estos hechos aparentemente contradictorios sugieren que los productores están manteniendo las actividades de exploración/perforación y dejando de extraer el petróleo, usando los pozos como una forma de almacenamiento (el término en inglés es fracklog).

El petróleo listo para ser extraído de los pozos llevaría a un aumento rápido en la producción en respuesta a algún incremento en los precios, lo que limitaría el potencial de alzas sostenibles.

Redujimos las proyecciones para el petróleo Brent desde 60 dólares a 55 dólares por barril, luego de la incorporación de la perspectiva de un crecimiento global menor en 2016. A pesar de que la principal reducción se produce en China y el país continúa aumentando las importaciones de petróleo a un ritmo fuerte (alza acumulada de 10,4% en la comparación anual hasta julio), la reducción del crecimiento en el país asiático afecta a otros países. El menor crecimiento de la demanda en 2016 aplaza la convergencia del equilibrio entre oferta y demanda hasta fines de 2016.

Granos: El Niño intenso podría no afectar tanto la producción

Los precios internacionales de maíz, soja y trigo retrocedieron en agosto, continuando la tendencia decreciente iniciada en julio. El maíz, la soja y el trigo cayeron 2%, 12% y 6%, respectivamente, bajo condiciones climáticas próximas a la normalidad.

El desempeño superior del maíz parece consistente con el hecho de que su balance tiene menos “holgura” que el de la soja y el del trigo. Esta diferencia se vio reforzada por la última revisión del balance entre oferta y demanda del Departamento de Agricultura de los EUA (USDA, en su sigla en inglés), que aumentó la productividad de la cosecha de soja de los EUA (reduciendo los riesgos de que las precipitaciones de junio tengan un impacto relevante) y mostró una elevada disponibilidad de trigo en el mundo.

Una vez incorporadas las informaciones recientes, revisamos nuestra proyección para la cosecha de soja en los EUA desde 101 a 103 millones de toneladas y mantuvimos la proyección para la cosecha de maíz en 338,7 millones de toneladas.

A pesar de la previsión de una mayor intensidad de El Niño, el impacto en la oferta de granos podría ser reducido. Las previsiones de El Niño están siendo actualizadas, y apuntan a una anomalía intensa (la mayor desde 1998) y una duración hasta el segundo trimestre de 2016. Sin embargo, el período de mayor intensidad (4T15) no conlleva riesgos relevantes para la cosecha de Asia (que estará finalizando la recolecta). El fenómeno meteorológico podría representar un riesgo para la cosecha de los EUA (exceso de lluvias) y para la cosecha de caña de azúcar en India.

Mantenemos nuestras proyecciones a fines de 2015 para el maíz (3,8 dólares por bushel), soja (8,8 dólares por bushel) y trigo (5,1 dólares por bushel). Este escenario está en línea con una ligera caída en la producción en los EUA y con una ausencia de pérdidas adicionales en los demás países productores.

Azúcar: riesgos de un giro

Los contratos internacionales de azúcar subieron 7,0% desde el 24 de agosto, rompiendo la correlación existente con los precios de etanol hidratado en Brasil convertidos en dólares estadounidenses. 

El alza y la rotura de la correlación puede ser explicada por varios factores de riesgo, que se manifestaron en los últimos días:

- Primero, las noticias relacionadas a los riesgos de pérdidas en las cosechas de China e India.

- Segundo, las noticias de una nueva interrupción en la molienda de caña de azúcar en la región centro sur de Brasil. Dependiendo de su intensidad, estos ajustes podrían ser compensados por un aumento en la utilización de la caña de azúcar para la producción de azúcar (y una reducción para el etanol), pero existen límites para el desplazamiento del mix, y una brusca reducción en la producción esperada podría hacer que los precios se disocien durante el resto del año del  “piso” proporcionado por el etanol hidratado convertido en azúcar.

Es más, el aumento de la Contribución de Intervención en el Dominio Económico (CIDE) en la gasolina está siendo discutido nuevamente, lo que podría elevar los precios domésticos del etanol hidratado.

Mantenemos las proyecciones para los precios internacionales del azúcar a fines de 2015 en  0,11 dólares por libra, pero reconocemos la existencia de riesgos alcistas si uno o más de estos factores se materializan.

Metales: afectados por la debilidad en China

Los commodities metálicos oscilaron en torno al mismo nivel en agosto, sin recuperarse de las fuertes pérdidas de julio. El precio al contado del mineral de hierro permaneció cercano a  55 dólares por tonelada, y el cobre se mantuvo cerca de 5.250 dólares por tonelada. El aluminio y el estaño también mantuvieron una tendencia lateral, mientras que el níquel, zinc y plomo retrocedieron más a lo largo del mes. Nuestro índice de commodities metálicos registra una caída acumulada  de 20,7% en lo que va de año

Redujimos las proyecciones para los precios de los commodities metálicos, luego de la incorporación de una perspectiva de crecimiento global menor. Cabe resaltar que la desaceleración de China está siendo más intensa en los sectores caracterizados por el uso intenso de commodities metálicos. Los factores recientes que provocaron el deterioro de las expectativas también refuerzan el escenario en el que estos sectores caracterizados por el uso intenso de commodities metálicos no se recuperarían a futuro, de modo que la perspectiva de la demanda continuaría desfavorable. 

Estas son nuestras proyecciones ajustadas a fines de 2016 (precios en dólares por tonelada métrica):

- Cobre: desde 5.562 a 5.150.

- Aluminio: desde 1.730 a 1.600.

- Zinc: desde 2.060 a 1.800.

- Níquel: desde 12.050 a 9.460.

- Plomo: desde 1.810 a 1.700.

- Estaño: desde 16.250 a 14.065.

Nuestra estimación para el mineral de hierro continúa en 50,0 dólares por tonelada.

Nuestro escenario considera una caída adicional de 1,3% hasta fines de 2015, y de 1,1% en 2016. 


 

Artur Manoel Passos


 


 



< Volver