Itaú BBA - Los indicadores de confianza caen en todos los sectores en Brasil

¿Qué pasa hoy en América Latina?

< Volver

Los indicadores de confianza caen en todos los sectores en Brasil

marzo 29, 2019

Los indicadores de confianza caen en todos los sectores en Brasil em Marzo

Charla del día

Brasil

La confianza en el sector de servicios bajó 3,5pp en marzo, la lectura más baja desde octubre de 2018. Estos descensos se vieron impulsados tanto por el componente de situación actual como de expectativas, lo que refuerza el escenario de lenta recuperación en el sector afectado por el alto nivel de incertidumbre y la reducción de la confianza del consumidor publicada esta semana. También salió publicada la confianza en el sector industrial, con una caída de 1,8pp en el período, en línea con el anticipo publicado el lunes. Con estos resultados, la semana se vio marcada por una caída generalizada de la confianza en todos los sectores, lo cual refuerza nuestra opinión de débil crecimiento a principios de 2019. 

El BCB publicó su informe de inflación trimestral del 1T19. El informe muestra proyecciones inflacionarias en línea con una tasa Selic estable, en el nivel actual de 6,5% anual, durante 2019, siempre y cuando no haya más shocks o decepciones con respecto la actividad económica. De hecho, en el escenario de referencia, con una tasa Selic y una tasa de cambio estables, las previsiones inflacionarias se encuentran en 4,1% para 2019, 4,0% para 2020 y 4,1% para 2021 (con respecto a las metas de 4,00%, 4,25% y 3,75%, respectivamente), lo que muestra que no hay necesidad de que haya aumentos de las tasas de interés antes de por lo menos 2020 y en línea con nuestro escenario de una tasa Selic estable en 2019. **Historia completa en inglés aquí.

El gobierno nacional registró un déficit primario de 18.300 millones de reales en febrero, cerca de nuestra estimación y levemente peor que el consenso del mercado (-17.800 millones de reales y 16.700 millones de reales, respectivamente). Comparado con nuestras expectativas (ver tabla a continuación), los ingresos estuvieron 900 millones de reales y los gastos 400 millones de reales por debajo de lo esperado, estos últimos especialmente debido a las prestaciones de seguridad social, lo que sugiere que la política de revisión de prestaciones continúa generando ahorros al gobierno. El resultado del gobierno nacional probablemente ascienda a 35.000 millones de reales (0,5% del PIB) mejor que la meta para el año (139.000 millones de reales o 2,3% del PIB). La laxa meta fiscal se debe a la postura conservadora del gobierno con respecto a su ca mbio el año pasado, en un entorno de incertidumbre sobre el crecimiento del PIB este año y menores gastos obligatorios y discrecionales que los anteriormente previstos en el presupuesto.

México

El directorio del Banco Central de México (Banxico) votó por unanimidad mantener su tasa de política sin cambios en 8,25%, en línea con nuestra expectativa y la de los analistas del mercado. El tono de la declaración no cambió significativamente con respecto a la última declaración de decisión de política monetaria (7 de febrero). El directorio continúa mencionando que se tomaran las medidas necesarias para que la tasa de referencia se mantenga en un nivel consistente con la convergencia de la inflación a la meta de Banxico. La balanza de riesgos para la inflación continúa inclinada al alza. Aunque se han intensificado los riesgos de inflación a la baja, aún hay otros factores que podrían ejercer presión al alza sobre la inflación en mayor magnitud y desviarla de su senda prevista. En cuanto a los riesgos para la inflación, la declarac ión menciona aumentos de precios más bajos en algunos bienes incluidos en el subíndice no subyacente o condiciones de debilidad mayores de las esperadas. Sin embargo, el directorio continúa preocupado con respecto a la persistencia de la inflación subyacente, además de factores internos y externos que ejercen presión sobre el tipo de cambio (y por ende sobre la inflación), el efecto de la suba del salario mínimo en las revisiones salariales generales (si superan los incrementos de productividad) y un deterioro de las finanzas públicas.

Aunque el Banxico reconoció que prevalecieron las favorables condiciones internacionales, el escenario actual continúa presentando riesgos, mientras que la economía mexicana sigue mostrando debilidad. Entre los riesgos mencionados se encuentran los relacionados con la calificación crediticia de Pemex y de la deuda soberana de México. Con respecto a la actividad económica, la economía mexicana continuó registrando un bajo crecimiento como resultado de la desaceleración de la economía mundial, cierta debilidad de la demanda interna y factores transitorios que podrían haber afectado el crecimiento durante el primer trimestre del año. Esperamos que el Banxico implemente dos recortes de la tasa de 25pb en el último trimestre de 2019. No se espera que haya recortes de la tasa a corto plazo dado que la balanza de riesgos inflacionaria del Ba nxico co ntinúa inclinándose al alza (aunque reconocieron que se han intensificado los riesgos a la baja para la inflación). A futuro, creemos que con una inflación que cae dentro del rango meta, un crecimiento por debajo del potencial y una postura de política monetaria más flexible de parte de la Reserva Federal, el Banco Central tendrá margen para iniciar un ciclo de normalización gradual, siempre  cuando disminuya la incertidumbre (y, en consecuencia, caigan los riesgos para la inflación).
**Historia completa en inglés aquí.

Argentina

La actividad subió sobre una base secuencial a principio de año. El EMAE (proxy del PIB mensual oficial) se expandió un 0,6% mensual desestacionalizado en enero (tras un aumento de 1,0% en diciembre), lo que lleva la contracción trimestral a un 4,6% anualizado (desde -4,7% en el 4T18). En términos interanuales, la actividad bajó un 5,7%, levemente mejor que las expectativas del consenso de mercado de una disminución de 6,0% interanual, según Bloomberg. Nuestra desestacionalización indica que la mayoría de sectores registraron un alza mensual. Las actividades primarias (agricultura, pesca y minería) aumentaron 1,1% mensual en enero, lo que generó una expansión trimestral de 0,9% (anualizada), mientras que la construcción aumentó 4,1% mensual, aunque cayó 19,1% trimestral anualizada (desde -20,3% trimestral en el 4T18). El sector de servicio s creció 0,1% mensual, aunque cayó 4,3% trimestral anualizado (frente a -5,9% en el 4T18). Por último, la manufactura aumentó 5,0% mensual, lo que generó una caída de 15,2% en el trimestre finalizado en enero (contra -17,1% en el 4T18).

Proyectamos una contracción de 1,2% en 2019. El desempeño reciente sugiere una estabilización de la economía. Sin embargo, el esperado incremento de la debilidad de la demanda interna, debido a altas tasas de interés y un considerable arrastre estadístico negativo, en un entorno de fuerte reducción del déficit fiscal probablemente frenarán la tan esperada recuperación secuencial de la economía hasta el 2T19 (cuando comience la cosecha de la soja). **Historia completa en inglés aquí.

Colombia

Según el centro de estudios local Fedesarrollo, tanto la confianza industrial como la minorista se mantuvieron optimistas, con una mejora con respecto al año pasado, lo cual resulta favorable para que continúe la recuperación de la actividad. La confianza industrial fue del 5,1% en febrero (0 = neutro), desde 1,9% un año antes (6,3% en enero). La mejora con respecto a febrero de 2018 responde principalmente a las expectativas para la producción en el próximo trimestre, que mejorarían desde 32,9% a 42,2%, mientras que el volumen de pedidos resultó menos decepcionante (-22,8% desde -24,9% hace un año). Con respecto a la utilización de la capacidad, hubo un aumento durante el período de doce meses, mientras que la dinámica y la percepción del sector de la construcción también mostraron una mejora. Por otro lado, la confianza minorist a sigue siendo optimista y alcanzó la lectura más alta desde agosto de 2006, en 31,8%, comparado con el 20,5% de hace un año (29,3% en enero). La mejora con respecto al año pasado se vio explicada por los tres componentes: una reducción en el nivel de inventarios, mejores expectativas con respecto a la situación económica en el próximo semestre (46,0% vs. 37,2% el año pasado) y la evaluación de la situación actual (50,5% desde 37,0% en 2018). A futuro consideramos que una baja inflación, junto con una política monetaria ligeramente expansiva mantendrán optimistas la confianza industrial y minorista y apoyarán a que continúe la recuperación. Esperamos una aceleración del crecimiento a 3,3% desde 2,7% en 2018.

El día por delante: El instituto de estadísticas publicará la tasa de desempleo de febrero, que esperamos ascienda a 12,0% (11,9% un año antes). Además, el Ministerio de Finanzas informaría hoy (18:00, hora de SP) las conclusiones a las que llegó la Comisión de Regla Fiscal con respecto a una posible flexibilización de las metas fiscales a comienzos de esta semana. La administración argumentó que las presiones fiscales derivadas de la inmigración venezolana deben considerarse como circunstancias extraordinarias que justifican un margen fiscal adicional. Resulta clave analizar si la Comisión comparte el punto de vista de la administración y cómo esto se refleja en cuanto a las revisiones de las metas de la regla fiscal.

Chile

El día por delante: El  Instituto Nacional de Estadística (INE) publicará los indicadores de actividad industrial para febrero. Esperamos un crecimiento del sector manufacturero de 2,2% interanual, ayudado por una baja base de comparación. El mismo día el INE publicará la tasa de desempleo nacional para el trimestre finalizado en febrero, que esperamos ascienda a 7,0%, por encima del 6,7% registrado un año antes. Además, el Banco Central anunciará su decisión sobre la tasa de política monetaria. Tras la primera suba de la tasa en octubre, el directorio decidió por unanimidad implementar un segundo incremento a 3,0% en enero. Sin embargo, la minuta de la reunión mostró que el directorio está actuando cada vez con más cautela. Creemos que a raíz de la publicación del informe de inflación (1 de abril), en el que el Banco Central probable mente aborde la incertidumbre con respecto a la dinámica de la inflación y evalúe el impacto de un riesgoso escenario externo sobre la actividad doméstica, el directorio actuará con precuación y mantendrá la tasa sin cambios por ahora.



< Volver