Itaú BBA - Los datos del PIB de Argentina confirman la recesión

¿Qué pasa hoy en América Latina?

< Volver

Los datos del PIB de Argentina confirman la recesión

diciembre 20, 2018

La mayoría de los sectores registró descensos en el 3T18

Charla del día
 

Argentina

El PIB de Argentina cayó en el 3T18, la segunda caída consecutiva. El PIB cayó 3,5% interanual en el 3T18, después de descender en el 2T18 4,0% (revisada al alza desde -4,2%). El crecimiento estuvo en línea con las expectativas del mercado y con el proxy mensual del PIB oficial (EMAE), que también mostró una caída de 3,5% en el trimestre. Sobre una base secuencial, la producción disminuyó en 0,7% trimestral, tras una baja de 4,1% en el 2T18 (debido a la grave sequía que afectó a la economía en el período).

La demanda interna se desplomó, liderada por una marcada reducción en el consumo y la inversión. La demanda interna (excluidos inventarios) cayó 5,9% interanual (-4,5% trimestral desestacionalizado). La inversión fija bruta se redujo un 11,2% interanual, con lo que registró la primera caída desde el 4T16. El consumo privado se redujo 4,5% en el 3T18 (con lo que también marca la primera disminución después de seis aumentos consecutivos), mientras que el consumo público se contrajo un 5,0%, lo cual refleja una reducción del gasto primario federal. Las importaciones se desplomaron un 10,2% interanual, afectadas por la fuerte depreciación del peso, mientras que las exportaciones cayeron 5,9% interanual, afectadas por una mala cosecha. Sobre una base secuencial, la inversión fija disminuyó 8,1%, el consumo privado se redujo un 4,0% y el consumo público bajó 1,5%. La demanda externa tuvo una contribución positiva en el período, con una baja de las importaciones de 7,5% y de las exportaciones de 4,1%.
 

La mayoría de los sectores registró descensos en el 3T18. La actividad comercial y la de manufactura disminuyeron 8,9% interanual y 6,6% interanual, respectivamente, tras descender 1,3% y 1,7% en el trimestre anterior. La producción agrícola bajó 5,2% interanual en el 3T18, después de una fuerte contracción de 31,3% en el trimestre anterior. La mayoría de los otros sectores también mostraron una contracción. Transporte y comunicaciones bajaron 3,8% interanual y la construcción disminuyó 0,8% interanual (tras seis aumentos consecutivos). Por otra parte, la intermediación financiera subió 5,1% (desde 8,8% anteriormente), mientras que los servicios de electricidad, gas y agua se expandieron 1,4% interanual (desde 2,3% en el 2T18).
 

Proyectamos una contracción del PIB de 2,2% para este año. Mientras que esperamos que la demanda externa y la normalización de la producción agrícola ayuden a la actividad en 2019, observamos que la demanda interna sigue siendo débil y limita la recuperación debido a políticas macro todavía contractivas en un año de incertidumbre política. Proyectamos cero crecimiento para el próximo año. **Historia completa en inglés aquí.

El superávit comercial resultó mejor de lo esperado en noviembre. La balanza comercial registró un superávit de 979 millones de dólares, notablemente por encima de nuestras expectativas y las del mercado (superávit de 150 millones de dólares y 191 millones de dólares, respectivamente). Por ende, el déficit comercial acumulado de 12 meses bajó a 6.000 millones de dólares desde los 8.500 millones de dólares en octubre. Desestacionalizada, la reversión de la balanza comercial es sorprendente, ya que el resultado de tres meses fue de un superávit de 5.700 millones de dólares (anualizado), desde un déficit de 1.900 millones de dólares en el trimestre finalizado en octubre. Las exportaciones totales aumentaron 14,5% interanual en noviembre, impulsadas por productos primarios (30,6% interanual). Por otra parte, las importaciones, excluida la energía, disminuyeron 24,3% interanual en el trimestre finalizado en noviembre, mientras que las importaciones totales cayeron 22,8% en el mismo período. Esperamos que el déficit de cuenta corriente ascienda a 1,2% del PIB el año próximo, desde un estimado 4,4% del PIB, debido a una moneda débil y una mala evolución de la demanda interna, mientras de normaliza la producción agrícola. ** Historia completa en inglés aquí.

El día por delante: El Tesoro publicará las cuentas fiscales a nivel nacional para noviembre. Según nuestras estimaciones, el déficit primario acumulado de 12 meses registrado en octubre fue levemente menor a la meta de 2,7% para el año. El Congreso aprobó recientemente el presupuesto para 2019 que apunta a un déficit primario cero, en línea con la meta acordada con el FMI.

Colombia

El Congreso aprobó la versión revisada del proyecto de ley de financiación y entrará en vigor en enero tras la firma del Presidente Duque. La ley de financiamiento no incluye la original y controvertida disposición que habría aumentado la tasa de IVA para alimentos básicos. Finalmente, las intensas negociaciones entre diferentes partidos políticos generaron una versión suavizada de la ley, que permitiría finalmente recaudar unos 7.800 billones de pesos en ingresos (0,7% del PIB), significativamente inferior a los 14.000 billones (1,3% del PIB) que se necesitan para cubrir el déficit en el presupuesto 2019. Un recargo sobre los beneficios del sector financiero ayudó a incrementar la recaudación esperada (desde 7 billones en nuestra reciente revisión del escenario mensual). El proyecto de ley revisa las categorías de impuesto sobre la renta, establece una tasa de impuesto sobre la renta marginal adicional de 39% e impone un impuesto sobre el patrimonio de 1,0% para las que exceden los 5.000 millones (1,7 millones de dólares). La tasa de impuestos sobre ganancias de capital (dividendos) superiores a los 10 millones de pesos aumentaría a 15% desde 10%. El proyecto de ley también incluye mayores impuestos sobre la cerveza y los refrescos, lo que aportaría otro 0,1% del PIB. Además, el gobierno quiere sumar un impuesto a la ventas de inmuebles premium (0,1% del PIB adicional). Por último, se espera que las mejoras en la administración tributaria aporten cerca de un 0.1% del PIB.

El proyecto de ley también incluye algunos beneficios impositivos para corporaciones e inversores extranjeros. Las empresas se beneficiarían de una reducción de la tasa de impuesto de sociedades desde 33% a 30% (a implementarse progresivamente de aquí a 2022), que tendrían un costo fiscal estimado de 0,3pp del PIB cuando se aplique plenamente. Esta disminución de ingresos se vería compensada parcialmente a través de un aumento de la tasa de impuesto sobre plusvalías para no residentes fiscales desde 5% a 7,5%. La retención de los pagos de interés de bonos gubernamentales a extranjeros se redujo de 14% a 5%. Esta disposición probablemente incentive la inversión de cartera en la deuda pública colombiana.

Dada la aprobación de la reforma suavizada, el ministro de Hacienda Carrasquilla reconoció que en la primera semana de enero se anunciarán algunos recortes de gastos, mientras que el gasto se congelará en otros sectores. La meta de déficit fiscal de 2019 es de 2,4% del PIB, desde 3,1% este año, y el ministro se mantiene optimista y sostiene que podría cumplirse. Las agencias de calificación siguen de cerca los eventos en el frente fiscal: Fitch confirmó recientemente su calificación de 'BBB' y perspectiva estable para la deuda pública colombiana. La agencia argumentó que una escasez de financiamiento probablemente obligaría al gobierno a reducir el gasto para cumplir con la regla fiscal, algo que seguramente tendrán presente las autoridades al considerar sus alternativas. Mientras tanto, S&P mantuvo su calificación de BBB- con perspectiva estable (lo que significa que una disminución de la calificación generaría una pérdida de grado de inversión) y tomó un enfoque más suave al indicar que la posibilidad de que Colombia no cumpla con la meta fiscal estipulada de 2,4% del PIB el año próximo no necesariamente impulsaría a la agencia inmediatamente a reducir la calificación de deuda del país.

Chile

La minuta de la decisión unánime de mantener la tasa de política en 2,75% en diciembre muestra que el directorio no tiene dudas de que el proceso de normalización debe continuar. Dado que se publicó el Informe de Inflación al día siguiente de la decisión, actualizando el escenario de referencia, la minuta no sorprendió. En general, el directorio considera que disminuirá la brecha del producto, mientras que las medidas de inflación sensibles a esta evolución han ido en aumento durante todo el año (servicios y bienes no transables). Por lo tanto, se considera menos necesario mantener el nivel de estímulo monetario. El directorio hizo hincapié en su mensaje de un proceso de normalización gradual (predecible) y prudente (oportunidad para analizar los cambios en el escenario macroeconómico que podría justificar un ajuste de la trayectoria).

En general, el directorio confirmó que el proceso de normalización continuaría en los próximos meses. A pesar de las crecientes señales de que se implementaría una suba de la tasa en enero (30), no creemos que sea definitivo, dado que la inflación probablemente disminuya aún más (y los riesgos a la baja están aumentando). Mientras tanto, la recuperación de la actividad todavía debe consolidarse y están aumentando los riesgos de una disminución de la percepción privada y desaceleración del crecimiento internacional.
**Historia completa en inglés
aquí.

Uruguay

Escenario Macro: La actividad confirmó una moderación en el 3T18, y no pudo expandirse por segundo trimestre consecutivo, mientras que la inversión continúa débil y se acumulan los inventarios. Prevemos un crecimiento del PIB de 1,5% este año y de 1% en 2019. En 2020, esperamos una recuperación económica, con crecimiento de 3%, apoyado por un entorno regional más benigno. La transferencia de activos al sector público resultante de la ley "mayores de 50" reduce el déficit fiscal un 1% del PIB. Ahora esperamos un déficit fiscal de 2,9% del PIB para 2018 y 2019, una mejora desde el -3,9% en el escenario anterior. La apreciación del tipo de cambio ayudó a estabilizar los precios. Mantenemos nuestra proyección inflacionaria para fin de 2018 en 8%. Para 2019, la proyección del IPCA ahora se sitúa en 7,5%. Ajustamos nuestra tasa de cambio para fin de 2018 a 33,0 pesos/dólar (33,5 previamente) y mantenemos la proyección de tasa de cambio para fin de 2019 en 36,5 pesos/dólar.
**Historia completa en inglés
aquí.

Paraguay

Escenario Macro: La actividad económica mostró signos de menor dinamismo en la última parte del año. Además del contexto regional más adversas, los sectores de la construcción y ganadero mostraron contracciones en el frente interno. Redujimos la proyección de crecimiento del PIB para fin de 2018 a 4%, desde 4,5% anteriormente. Mantenemos nuestra proyección inflacionaria para fin de 2018 y fin de 2019 en 4%. En este contexto, no prevemos cambios en la tasa de política monetaria. El gobierno está en camino de superar el déficit fiscal establecido por la ley de Responsabilidad Fiscal (1,5% del PIB). La agencia de crédito Fitch incrementó su calificación de deuda de Paraguay, y ahora se encuentra un nivel por debajo del grado de inversión.
**Historia completa en inglés
aquí.

México

El día por delante: El Banco Central de México (Banxico) llevará a cabo su reunión de directorio para decidir la tasa de referencia. Esperamos que el Banxico suba la tasa 25pb para alcanzar un nivel de 8,25%. La última minuta indicó que dos miembros del directorio parecían convencidos de introducir una suba en diciembre, mientras que un tercer miembro está esperando obtener más información sobre las políticas de la nueva administración. Por otra parte, se espera que el Banxico tome en cuenta un entorno de inflación todavía alta, contracción de la política monetaria en Estados Unidos (aunque los riesgos de que la Fed introduzca subas adicionales de la tasa parecen haberse reducido más recientemente) y la incertidumbre con respecto a la aprobación en el Congreso estadounidense del TLCAN. Además, el instituto de estadística (INEGI) publicará las ventas minoristas de octubre. Estimamos un crecimiento del 3,9% interanual, desde 4,11% en septiembre.



< Volver