Itaú BBA - La confianza del consumidor aumenta en Brasil

¿Qué pasa hoy en América Latina?

< Volver

La confianza del consumidor aumenta en Brasil

junio 25, 2019

El índice de situación actual se mantuvo estable, mientras que el componente de expectativa subió 3,2pp en el período.

Charla del día

Brasil

Según la encuesta mensual de la FGV, la confianza del consumidor aumentó 1,9pp en junio, a 88,5, luego de cuatro caídas consecutivas. El índice de situación actual se mantuvo estable, mientras que el componente de expectativa subió 3,2pp en el período, a 99,7 -lo que indica un repunte desde la anterior caída de 2,2pp registrada en mayo.

Acaba de salir publicada la minuta de la última reunión monetaria del Copom, en la que el comité mantuvo la tasa de referencia en 6,5% anual. Publicaremos un informe completo en el que analizaremos el texto durante la jornada de hoy.

La cuenta corriente registró un superávit de 664 millones de dólares en mayo, cerca de nuestra previsión (850 millones de dólares) y la mediana de las estimaciones del mercado (700 millones de dólares). El déficit acumulado de 12 meses se mantiene en un nivel históricamente bajo: 0,7% del PIB. Durante los próximos años, mantenemos nuestra expectativa de un aumento gradual del déficit de cuenta corriente, aunque no al punto de comprometer la sostenibilidad de las cuentas externas de Brasil. En la cuenta financiera, la inversión directa en el país (IDP) ascendió a 7.100 millones de dólares, por debajo de nuestra estimación (8.500 millones de dólares) y el consenso del mercado (7.800 millones de dólares). Sin embargo, el volumen aportado por esta modalidad de inversión sigue siendo robusto, ya que la IDP acumulada de 12 meses se mantiene en niveles históricamente altos: 97.000 millones de dólares o 5,19% del PIB. La IDP continúa siendo la principal fuente de financiamiento para el déficit de cuenta corriente. ** Historia completa en inglés aquí.

En el frente fiscal, la recaudación ascendió a 113.300 millones de reales en mayo, en línea con nuestra proyección (113.000 millones de reales) y las expectativas del mercado (114.400 millones de reales). La recaudación de impuestos aumentó 1,9% interanual en términos reales en el mes. Los ingresos relacionados con los beneficios corporativos aumentaron un 5,8% interanual en mayo y los relacionados con el consumo subieron un 2,5% interanual. Por otro lado, los ingresos relacionados con la masa salarial se mantuvieron prácticamente estables, con un incremento de 0,1% interanual en el período. Excluidos los ingresos del REFIS/PRT, la recaudación de impuestos aumentó un 2,7% interanual en términos reales, con una desaceleración de la media móvil de tres meses de 1,6% (desde 2,7%), lo que representa cierto debilitamiento en comparación con los últimos meses. Mañana saldrá publicado el resultado primario del gobierno nacional de mayo, para el que esperamos un déficit primario de 17.900 millones de reales.

La mediana de las previsiones de crecimiento del PIB para 2019 disminuyó por décimo séptima semana consecutiva. De acuerdo con la encuesta semanal del BCB a los participantes del mercado (Focus), las previsiones cayeron para 2019 6pb a 0,87%. Para 2020 y 2021, la mediana de las previsiones de crecimiento del PIB se mantuvo estable en 2,50%, respectivamente. La mediana de las expectativas de inflación del IPCA osciló a 3,82% para 2019 (desde 3,84%) y disminuyó 5pb para 2020, a 3,95%. Las expectativas de inflación se mantuvieron sin cambios en 3,75% para 2021. Además, el jueves 27 de junio, el Consejo Monetario Nacional (CMN) fijará la meta de inflación para 2022, que esperamos sea de 3,5% (la mediana de la encuesta Focus sobre inflación para 2022 se encuentra actualmente en 3,75%). Si se confirma, la senda meta será de 4% en 2020, 3,75% en 2021 y 3,5% en 2022, avanzando hacia la norma regional de 3%. La tasa Selic para fin de año se mantuvo estable para el horizonte de tres años (2019-2021): en 5,75% para 2019; 6,50% para 2020; y 7,50 para 2021.  Del mismo modo, la mediana del tipo de cambio no cambió para 2019 y 2020, en 3,80 reales/dólar, y se mantuvo básicamente estable en 3,84 reales/dólar para 2021 (desde 3,85).

México

El proxy mensual del PIB se contrajo 1,4% interanual en abril (desde +1,3% en marzo), ligeramente mejor que nuestra previsión (-1,5%) y por debajo de las expectativas del mercado (-0,4%). La cifra se vio arrastrada por un efecto calendario negativo (feriado de Semana Santa). Aún así, según las cifras ajustadas por efecto calendario publicadas por el Instituto de Estadística de México (INEGI), el PIB mensual creció un débil 0,2% interanual en abril (desde -0,5% en marzo), lo que llevó la tasa de crecimiento trimestral a 0,2% en abril (desde 0,5% en marzo). El desglose muestra, según las cifras ajustadas por efecto calendario, que el sector industrial disminuyó un 1,3% en el trimestre finalizado en abril (desde -1,5% en marzo), con una contracción de la producción minera y de la construcción de 7,2% y 2,7%, respectivamente, mientras que el sector manufacturero mejoró un poco (1,1%). A su vez, el sector de servicios se desaceleró a 0,7% en el trimestre, desde 1,3% en marzo. El PIB mensual, excluida la producción del sector primario y minero, se desaceleró a 0,2% en el trimestre (desde 0,5% en marzo), también ajustado por efecto calendario. Al margen, el IGAE cayó un 0,5% trimestral anualizado desestacionalizado en abril (desde -0,2% en marzo) arrastrado por el sector de servicios, mientras que la producción manufacturera mejoró un poco. Esperamos que la actividad económica se desacelere a 1,0% en 2019, desde 2,0% en 2018. La incertidumbre con respecto a la dirección de la política interna, las relaciones comerciales con Estados Unidos y un crecimiento económico más débil en dicho país, probablemente mantengan el crecimiento por debajo del potencial. En el corto plazo, el menor gasto público también será un obstáculo para la actividad. **Historia completa en inglés aquí.

En cuanto a la inflación, el IPC registró una tasa quincenal de 0,01% en la primera quincena de junio (desde 0,13% hace un año), por debajo de nuestra proyección (0,14%) y las expectativas medias del mercado (0,04%). El IPC se redujo por una caída de los precios no subyacentes de la energía (-0,76%, desde 1,32% un año atrás), mientras que los precios agropecuarios no subyacentes disminuyeron un 0,44% (desde -0,70% hace un año). A su vez, la medición subyacente del IPC aumentó 0,16% (desde 0,08% hace un año). Anualmente, la inflación general se desaceleró a 4,00% en la primera quincena de junio (desde 4,13% en la segunda quincena de mayo). Sin embargo, el IPC subyacente se aceleró a 3,87% (desde 3,78%), presionado tanto por servicios básicos (3,76%, desde 3,68%) como por bienes básicos (3,94%, desde 3,83%). En el margen, la inflación general se desaceleró, pero la inflación subyacente se aceleró. Para 2019, esperamos que la inflación cierre el año en 3,7%. Aunque la inflación general se desaceleró, la aceleración de la inflación subyacente añadirá presión sobre los miembros del directorio del Banxico para mantener una postura dura. Sin embargo, la incertidumbre que aún enfrenta la economía mexicana continúa representando riesgos al alza para la inflación, a través de una moneda más débil. En este contexto, es poco probable que se implementen recortes en el corto plazo. **Historia completa en inglés aquí.

El día por delante: El Instituto de Estadística (INEGI) anunciará las ventas minoristas de abril, para las que se prevé una disminución de 0,1% interanual, desde 1,6% en marzo.

Chile

La minuta de la decisión de junio de recortar la tasa de política 50pb a 2,5% muestran que el directorio debatió sobre la implementación o no del recorte en un solo movimiento o en dos pasos de 25pb. Dado que los efectos macroeconómicos de las dos estrategias se consideraron prácticamente idénticos, la decisión fue táctica. La minuta reiteró la opinión de que era necesario continuar con una flexibilización adicional, lo que justificó la comunicación de un sesgo neutral y la indicación de que el próximo movimiento de tasas dependería de la certeza de que la inflación convergiría a la meta. La minuta de este mes fue más corta de lo habitual dado que se publicó luego del emblemático Informe de Inflación del 2T y un comunicado de prensa atípicamente más largo. Una revisión al alza del crecimiento potencial y una tasa neutral más baja convenció a todos los miembros del directorio para que aumentaran el estímulo monetario. Además, el bajo dinamismo de la actividad en el 1T19 implicó una brecha del producto más amplia y persistente de lo esperado. Mientras tanto, el deterioro de las condiciones a nivel mundial y una menor tasa de política neutral, agravaron la necesidad de recortar las tasas. Dado que tenemos una perspectiva menos optimista sobre el crecimiento (y por lo tanto una inflación más débil a futuro), esperamos una mayor flexibilización. Consideramos que la tasa de política se encontrará en 2% para fin de año. **Historia completa en inglés aquí.



< Volver