Itaú BBA - Informe de Inflación del Banco Central de Brasil: un diagnóstico reservado.

¿Qué pasa hoy en América Latina?

< Volver

Informe de Inflación del Banco Central de Brasil: un diagnóstico reservado.

septiembre 28, 2018

Por ahora, esperamos que el Copom mantenga la tasa Selic en 6,50% en octubre

Charla del día
 

Brasil

El Informe de inflación del BCB mostró, en el escenario con una tasa Selic constante y tasa de cambio constante, previsiones de inflación de 4,4% para 2018, 4,5% para 2019 y 4,2% para 2020. Según el BCB, las previsiones se vieron afectadas por la depreciación del real en el tercer trimestre de 2018. En el mismo sentido, hubo un aumento en las proyecciones de precios regulados (8,3% en 2018, desde 7,4% en el informe anterior, en el escenario de referencia), vinculado al movimiento del tipo de cambio, aunque también a los precios de la electricidad, entre otros artículos. Además, la senda constante de la tasa Selic, que genera estímulo en el horizonte considerado, también contribuye a las previsiones por encima de la meta para horizontes más prolongados. Por otra parte, el Copom resalta factores importantes que ayudan a mitigar los efectos de la depreciación, tales como el anclaje de las expectativas de inflación, la gran debilidad, la lenta recuperación de la economía y los menores efectos de depreciación de la moneda en el tiempo. La proximidad de estas previsiones a las correspondientes metas de inflación de cada año indica que, salvo un mayor deterioro de las perspectivas inflacionarias, que se desprenden de mayores depreciaciones del tipo de cambio o un aumento en las expectativas de inflación, la tasa Selic podría mantenerse constante en las próximas reuniones. Por ahora, esperamos que el Copom mantenga la tasa de referencia sin cambios en 6,50% anual en octubre, aunque observaremos de cerca la evolución de la tasa de cambio y las expectativas de inflación. **Historia completa en inglés aquí.

Según la encuesta mensual de la industria de la FGV, la confianza empresarial en el sector industrial cayó 3,6% a 96,1 en septiembre, con lo que se prolonga la tendencia a la baja observada desde marzo. El resultado refuerza la perspectiva de bajo crecimiento subyacente observado en un amplio conjunto de indicadores económicos. El desglose muestra un descenso de 2,8% en las condiciones actuales y de 4,2% en las expectativas. La demanda actual cayó 5,0% tras haber caído 7% en julio. La utilización de la capacidad aumentó a 76,9, sin embargo, continúa por debajo de nuestra estimación para el nivel neutral (81). Los inventarios, (% en exceso menos % insuficiente) subieron ligeramente a 6,3% Sólo cinco de las veinte actividades mostraron una mejora (difusión:  25%), en línea con el débil resultado agregado. La FGV también publicó su encuesta mensual de comercio: la confianza en el sector minorista cayó a 88 en septiembre, con lo que alcanzó su lectura más baja desde agosto de 7. El desglose muestra que el descenso se vio impulsado por expectativas (-2,5%), mientras que la situación actual se mantuvo estable.

Próximas encuestas a nivel nacional (según informa el Tribunal Superior Electoral): Datafolha (28 de septiembre y 2 de octubre), MDA (30 de septiembre) e Ibope (1 y 3 de octubre).

Argentina

El déficit de cuenta corriente aumentó a 8.300 millones de dólares en el 2T18. El déficit fue mayor que las expectativas del mercado de un déficit de 6.800 millones de dólares según Bloomberg. El deterioro de cuentas externas puede atribuirse en parte a las débiles exportaciones y mayores importaciones de bienes y servicios debido a un tipo de cambio multilateral aún relativamente fuerte y una demanda interna no tan débil sobre una base interanual. La balanza comercial de bienes empeoró a un déficit de 1.800 millones de dólares en el 2T18. Las importaciones aumentaron un 6,1% interanual, mientras que las exportaciones cayeron 0,6%. El déficit en la cuenta de servicios aumentó a 2.600 millones de dólares. La balanza de ingresos también registró un déficit de 4.400 millones de dólares, lo que refleja mayores intereses.

El déficit en cuenta corriente se vio financiado por los desembolsos del FMI y créditos comerciales. El FMI otorgó 15.000 millones de dólares como parte del acuerdo Stand-By acordado en junio, así como una nueva línea comercial de 5.000 millones de dólares. La emisión neta de bonos del Tesoro por 1.200 millones de dólares compensa en parte la cancelación de las letras del Banco Central (Lebacs) para los extranjeros, que asciende a 3.500 millones de dólares. La deuda externa bajó ligeramente (a 245.300 millones de dólares) en el 2T18, aunque aumentó como proporción del PIB (a 39,2%). La inversión directa neta (incluidas las utilidades reinvertidas) subió en el segundo trimestre, a 2.200 millones de dólares.

El fuerte desempeño de las importaciones en el 1S18 introduce un riesgo al alza para nuestra previsión del déficit de cuenta corriente este año. Proyectamos un menor déficit (3,5% del PIB) en relación a 2017 (4,8%) debido a una moneda más débil y un menor crecimiento de la demanda interna. Todavía esperamos que el nuevo nivel del tipo de cambio real lleve probablemente el déficit de cuenta corriente a 1,2% del PIB en 2019 (que es el promedio de los últimos 10 años, cuando Argentina se encontraba sin acceso al financiamiento internacional y a los mercados de capital). **Historia completa en inglés aquí.

La actividad económica registró su cuarta caída consecutiva interanual en julio. El EMAE (proxy mensual oficial del PIB) cayó 2,7% interanual, menos que las expectativas del mercado (-3,9%, según Bloomberg). Por ende, el EMAE se contrajo un 4,9% interanual en el trimestre finalizado en julio. La manufactura descendió 5,1% interanual y los servicios cayeron 1,2% interanual, en su mayoría afectados por mayores tasas de interés y el impacto del pico de inflación sobre los salarios reales. La producción agrícola cayó 9,1% interanual en julio. La construcción creció un modesto 1,0% interanual.

Esperamos que las condiciones monetarias más contractivas y la disminución de los salarios reales mantengan la economía en recesión durante el resto de 2018. Proyectamos una contracción del PIB del 2,2% para este año. **Historia completa en inglés aquí.

El déficit comercial en agosto sorprendió a las expectativas del mercado, y se mantuvo sin cambios sobre una base interanual a pesar de una moneda más débil y el colapso de la demanda interna.  La balanza comercial registró un déficit de 1.100 millones de dólares, muy superior a nuestra previsión (un déficit de 200 millones de dólares) y las expectativas del mercado según Bloomberg (un déficit de 100 millones de dólares). Por lo tanto, el déficit comercial de 12 meses se mantuvo sin cambios en 11.000 millones de dólares. Las exportaciones cayeron 0,2% interanual en el trimestre finalizado en agosto (-2% con respecto a julio), impulsadas por un nuevo descenso en las exportaciones agrícolas (incluida la manufactura de productos agrícolas), de 9,5% interanual en el período. Sin embargo, las exportaciones de productos industriales continuaron creciendo a un sólido ritmo, con un aumento de 12% interanual, impulsado por la venta de automóviles, sobre todo a Brasil. Las importaciones excluida la energía disminuyeron 5,1% interanual en el trimestre finalizado en agosto, mientras que las importaciones totales cayeron 1,8%. Las compras de bienes de capital y repuestos bajaron 15,6% interanual en ese período, en línea con la débil inversión. Los bienes de consumo (incluidos automóviles) cayeron 7,9% (desde -2,9% anteriormente). 

Todavía esperamos que las cuentas externas disminuyan debido a una moneda más débil y un crecimiento de la demanda interna más lento.  Mientras que los factores antes mencionados están retrasando el impacto sobre la balanza comercial total, e introducen riesgos al alza para nuestra previsión de déficit comercial de 5.000 millones de dólares para 2018, esperamos un cambio significativo en 2019 (un superávit de 2.500 millones de dólares). Proyectamos con el actual tipo de cambio real, un déficit de cuenta corriente de 1,2% del PIB en 2019, desde un 3,5% estimado para este año.  De hecho, el ajuste en el déficit de la cuenta de viajes -analizado en base efectivo por el Banco Central- ha sido rápido (-35,5% en agosto). **Historia completa en inglés aquí.

México

La balanza comercial mensual registró un déficit de 2.600 millones de dólares en agosto, en línea con las expectativas medias del mercado (según Bloomberg) -con un déficit comercial acumulado de 12 meses de 13.800 millones de dólares, prácticamente sin cambios con respecto al mes pasado. Según el desglose (también acumulado de 12 meses), la balanza energética se deterioró ligeramente a un déficit de 21.600 millones de dólares, mientras que el superávit no-energético mejoró levemente a 7.800 millones de dólares. En el margen, el déficit comercial mejoró un poco aunque continuó siendo mayor que en los últimos meses, dado que la cifra anualizada desestacionalizada de tres meses ascendió a 18.500 millones de dólares en agosto, con un déficit energético de 26.100 millones de dólares y un superávit no energético de 7.600 millones de dólares. Las exportaciones totales ascendieron a 1,3% trimestral anualizado desestacionalizado en agosto. Las exportaciones manufactureras se aceleraron (0% trimestral anualizado desestacionalizado en agosto) beneficias por el dinamismo de la actividad económica estadounidense. Las importaciones subieron 5,4% trimestral anualizado desestacionalizado en agosto, y las importaciones no relacionadas con el petróleo crecieron 3,2% trimestral anualizado desestacionalizado en agosto. Dentro de las importaciones no relacionadas con el petróleo, los bienes de consumo (-7,5% trimestral anualizado desestacionalizado en agosto), los bienes intermedios (3,2% trimestral anualizado desestacionalizado en agosto) y los bienes de capital (14,3% trimestral anualizado desestacionalizado en agosto) se aceleraron.

Esperamos que el déficit comercial disminuya a futuro, a medida que continúen recuperándose las exportaciones manufactureras (apoyadas por el crecimiento en Estados Unidos). Sin embargo, un resultado exitoso del TLCAN reduciría la incertidumbre y probablemente impulsaría la demanda interna (principalmente la inversión), que junto con la apreciación de la moneda, posiblemente frene la mejora de las cuentas externas. Además, la persistente tendencia a la baja en la producción de petróleo implica un riesgo a la baja para la balanza energética.**Historia completa en inglés aquí

Colombia

El día por delante: El directorio del Banco Central realizará su reunión de política monetaria. Tanto el consenso como nosotros esperamos que el Banco Central mantenga la tasa de política sin cambios en 4,25%. El Instituto de Estadística (DANE) dará a conocer la tasa de desempleo para agosto a las 12:00 (hora de SP). Esperamos que la tasa de desempleo ascienda a 10,2% (consenso: 9,9%).

Chile

El día por delante: El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicará los indicadores de actividad industrial para agosto. Esperamos que la producción manufacturera registre un crecimiento de 2,0% interanual (consenso: 1,6%) debido al repunte de la actividad con respecto al mes anterior. También a las 9:00 (hora de SP), el INE publicará la tasa de desempleo nacional para el trimestre finalizado en agosto. Esperamos que la tasa de desempleo para el trimestre finalizado en agosto sea de 7,1% (consenso: 7,2%).



< Volver