Itaú BBA - El saldo primario resultó mayor de lo esperado en Brasil

¿Qué pasa hoy en América Latina?

< Volver

El saldo primario resultó mayor de lo esperado en Brasil

octubre 1, 2019

A pesar de la mejora, un escenario fiscal favorable depende estrictamente de la aprobación de las reformas, como la reforma previsional.

Charla del día

Brasil

El sector público consolidado registró un déficit primario de 13.400 millones de reales en agosto. El número fue mejor que nuestra proyección y el consenso del mercado (-17.100 millones de reales y -15.500 millones de reales, respectivamente). El déficit primario de 12 meses se mantuvo en 1,4% del PIB. La deuda bruta del gobierno nacional subió a 79,8% del PIB en agosto, desde 79,0% en julio, mientras que la deuda neta se redujo a 54,8% del PIB, desde 55,8%, lo que refleja la depreciación cambiaria en el período. El déficit nominal de 12 meses, excluidas las operaciones de swap de divisa descendió a 6,4% del PIB, desde 6,6%.  Un escenario fiscal favorable depende estrictamente de la aprobación de las reformas (como la reforma previsional) que indican un retorno gradual a un superávit primario compatible con la estabilización de la deuda pública. ** Historia completa en inglés aquí.

Además, el BCB publicó ayer su encuesta semanal a los participantes del mercado (Focus). La mediana de las previsiones para la tasa Selic de fin de año disminuyó 25pb tanto para 2019 como 2021, a 4,75% y 6,50%, respectivamente. Para 2020, las previsiones se mantuvieron estables en 5,0%. Los analistas también esperan, por séptima semana consecutiva, una mayor depreciación del tipo de cambio con respecto a la encuesta anterior, ahora en 4,00 reales/dólar para 2019 (desde 3,95), 3,91 reales/dólar para 2020 (desde 3,90) y 3,92 reales/dólar para 2021 (desde 3,90). La media de las expectativas de inflación IPCA disminuyeron 1pb para 2019 (a 3,43%) y 2020 (a 3,79%), y se mantuvieron estables en 3,75% para 2021. Por último, la mediana del crecimiento del PIB se mantuvo sin cambios en 0,87% para 2019, 2,0% para 2020 y 2,50% para 2021.

El día por delante: A las 14:30, también saldrá publicada la balanza comercial de septiembre, para la que esperamos un superávit de 2.700 millones de dólares, por debajo de los 5.100 millones de dólares observados el mismo mes del año pasado. Además, según las noticias locales, se espera que el Senado vote hoy la primera vuelta de la reforma previsional.

Chile

La reducción de la manufactura apunta a un crecimiento decepcionante para el mes de agosto. Una mayor base de comparación y un efecto calendario desfavorable incrementaron la caída de la cifra general, ya que la manufactura bajó 1,5% interanual (suba de 6,2% en julio). El descenso de la manufactura fue menor que nuestra proyección de 2,0% y el consenso del mercado de 2,3%. Mientras tanto, desestacionalizada y ajustada por efecto calendario, se registró una caída más leve de 0,5%. Por otro lado, como la minería enfrentó una baja base de comparación debido a las operaciones de mantenimiento el año pasado, registró un crecimiento de 5,0% en agosto (0,5% anteriormente), el mayor incremento anual a la fecha. En general, la producción industrial -que incluye minería, manufactura y servicios públicos- subió 1,4% interanual (desde 2,9% en julio). En resumen, este resultado, junto con nuestra expectativa de una débil actividad minorista en el mes, apuntan a un crecimiento por debajo del potencial de 2,8% para el proxy del PIB en agosto (3,2% en julio), lo cual consolida nuestra expectativa de que el Banco Central seguirá flexibilizando la política monetaria, con un recorte de la tasa de 25pb (a 1,75%) en octubre. Dado que la incertidumbre mundial continúa obstaculizando la percepción interna, lo que afecta la toma de decisiones de inversión y consumo en la pequeña economía abierta de Chile, el crecimiento ascendería sólo a 2,2% (4% el año pasado). A futuro, el estímulo en los frentes monetario y fiscal ayudaría a que se desarrolle cierta recuperación el próximo año. ** Historia completa en inglés aquí.

En otra nota, el sólido crecimiento del empleo público, junto con la caída de la participación (-0,3pp) hicieron que la tasa de desempleo en el trimestre finalizado en agosto cayera 0,1pp (con respecto al año anterior) a 7,2%, en línea con las expectativas. El empleo creció un 1,5% interanual en el trimestre, desde 1,0% en el 2T19, lo que implica el mayor incremento desde el 2T18, aunque el ritmo de crecimiento del empleo privado asalariado continúa  contenido. Mientras tanto, la fuerza laboral se expandió 1,4%. En resumen, el débil dinamismo laboral del sector privado, junto con una aún baja participación, reflejan la debilidad económica y probablemente reforzarían la opinión de los directores del Banco Central de que las presiones inflacionarias de la demanda permanecen bajas. A futuro, es poco probable que el dinamismo del empleo repunte significativamente durante el resto del año, dada nuestra opinión de que el crecimiento seguiría desacelerándose en un entorno mundial negativo. Sin embargo, la persistente caída de la participación significa que la tasa de desempleo para este año podría estar por debajo de nuestra previsión de 7,0%. ** Historia completa en inglés aquí.

Colombia

La minuta de la decisión unánime de mantener la tasa en 4,25% en septiembre no brinda ninguna indicación de un cambio en el estado actual de tasa estable. Se considera que la tasa de política resulta moderadamente expansiva, una opinión expresada en su mayor parte desde que la tasa de política alcanzó los niveles actuales (abril de 2018), a pesar de que el presidente Echavarría señaló en la conferencia de prensa que anunció la decisión que la tasa real neutral probablemente había caído (alrededor de 20pb a 1,2%) en un escenario de tendencias mundiales para las tasas. En general, el directorio está esperando para actuar, mientras observa la evolución de una alta inflación, una actividad sorprendentemente resistente, riesgos de desequilibrios externos con los posibles impactos de los obstáculos a nivel mundial y un mercado laboral moderado. Por lo tanto, esperamos que la tasa se mantenga estable el resto del año. Sin embargo, consideramos que la balanza de riesgos se inclina a recortes de la tasa en lugar de subas a futuro. Si el deterioro del escenario mundial se filtra en la economía local en los próximos trimestres, es probable que se consideren recortes de la tasa. **Historia completa en inglés aquí.

El mercado laboral en Colombia mostró continuas señales de flexibilización con la destrucción de puestos de trabajo tanto en zonas urbanas como rurales, mientras que las tasas de participación siguen disminuyendo. En agosto, la tasa de desempleo urbano fue de 11,4%, 1,3pp más que hace un año, y muy por encima de nuestra previsión de 10,2% y el consenso del mercado de 10,3%. En general, la tasa nacional de desempleo aumentó 1,6pp a 10,8% con respecto a agosto del año pasado. El empleo total cayó 2,5% interanual en agosto, mucho más pronunciada que la disminución de 0,7% de la fuerza laboral, mientras que la participación (en doce meses) bajó por cuarto mes consecutivo (1,2pp a 62,9%). A futuro, esperamos que la tasa de desempleo promedie el 10,3% en 2019, desde 9,7% en 2018. **Historia completa en inglés aquí.

El día por delante: A las 12:00 PM, se publicarán las exportaciones para el mes de agosto, que esperamos asciendan a 3.200 millones de dólares, una contracción de 12,8% en doce meses.

Perú

El presidente Vizcarra disolvió el Congreso y convocó una elección parlamentaria. El presidente argumentó que la decisión del Congreso de elegir un nuevo juez para el tribunal constitucional del país implicaba un rechazo implícito a un voto de confianza que el poder ejecutivo había enviado al Congreso relacionado precisamente con el proceso para elegir a los miembros del tribunal constitucional. La oposición repudió la disolución y votó suspender al presidente, mientras que la Vicepresidente Mercedes Araoz juró como jefa del poder ejecutivo. En este momento, no está claro si el presidente Vizcarra cumplirá con la decisión del Congreso o si el Congreso cumplirá con la orden de disolución.

Desde un punto de vista económico, la agitación política probablemente afectará la confianza empresarial, lo que perjudicará las perspectivas de inversión. Además, el volátil entorno político aumenta la competitividad de los candidatos presidenciales anti-establishment (lo que generaría un riesgo de cambio de dirección política) al tiempo que afecta la implementación de reformas pendientes y la ejecución de proyectos de infraestructura.



< Volver