Itaú BBA - El presupuesto de México muestra metas fiscales conservadoras

¿Qué pasa hoy en América Latina?

< Volver

El presupuesto de México muestra metas fiscales conservadoras

diciembre 18, 2018

El nuevo gobierno se compromete con la responsabilidad fiscal, aunque la implementación de las metas fiscales es un desafío

Charla del día
 

México

El presupuesto de México para el próximo año incluye estimaciones macroeconómicas razonables y metas fiscales conservadoras. Las principales estimaciones macroeconómicas se encuentran en línea con el consenso del mercado. Sin embargo, las previsiones de crecimiento del PIB del consenso (que recientemente se revisaron debido al aumento de la incertidumbre) se encuentran levemente por debajo de las estimaciones del presupuesto del Ministerio de Hacienda. Además, el precio del petróleo parece alto (comparado con los niveles actuales), aunque probablemente la administración anterior haya implementado coberturas para el presupuesto 2019 cuando el precio estaba más alto. Como era de esperarse, el presupuesto incluye metas conservadoras. El déficit fiscal nominal (2,0% del PIB) se encuentra en línea con lo que la administración anterior (Enrique Peña Nieto) estimó para 2019, mientras que el superávit primario para 2019 se incrementó a 1,0% (desde la estimación anterior de 0,9%).

Se incluyeron los programas prioritarios de AMLO en el presupuesto, aunque se revisaron a la baja ciertas estimaciones. Se incluyeron los programas prioritarios de  AMLO con un costo total de 251.000 millones de pesos (1,2% del PIB) que parece bajo comparado con lo que el gobierno había indicado anteriormente y la cantidad de programas. Por ejemplo, se estimó la pensión para la tercera edad en 112.000 millones de pesos (0,5% del PIB) en comparación con la estimación del presupuesto de 100.000 millones de pesos (0,4% del PIB). No hubo ninguna mención explícita de los costos de cancelación del aeropuerto de Texcoco en el documento. Sin embargo, incluyó recursos para la modernización y rehabilitación del aeropuerto y la infraestructura de conectividad. El presupuesto incluye también una zona económica especial en la frontera norte que implica una reducción del IVA a 8% y una reducción de un tercio en el impuesto sobre las sociedades y sobre la renta. Finalmente, se incrementó el presupuesto PEMEX 14,1% en términos reales (en comparación con el presupuesto aprobado el año pasado) para dar lugar a mayores inversiones para la exploración y producción petrolera y la construcción de una nueva refinería y la rehabilitación de las existentes.

En total, el nuevo gobierno se compromete con la responsabilidad fiscal, aunque la implementación de las metas fiscales es un desafío, dada la cantidad de promesas sociales y de infraestructura de la administración y los crecientes riesgos a la baja para la actividad (debido a la desaceleración de la economía de Estados Unidos y la incertidumbre generada por las políticas de AMLO). Por otra parte, no hay más detalles sobre cómo lograr el ahorro fiscal prometido, que implica un importante supuesto para alcanzar las metas. A futuro, el Congreso tiene hasta el 31 de diciembre para aprobar el presupuesto, aunque se espera que se apruebe antes del 24 de diciembre.

Brasil

Según el Banco Central de Brasil, el índice de actividad IBC-BR de octubre resultó estable, en línea con las expectativas medias del mercado. Comparado con el mismo mes de 2017, el IBC-BR aumentó 3,0% (Itaú: 2,5%; Bloomberg: 2,4%). La discrepancia entre los resultados mensual e interanual y las expectativas responde a las revisiones al alza sobre el índice no desestacionalizado desde junio de 2018, probablemente para tomar en cuenta la última serie trimestral del PIB.

La estabilidad observada desde septiembre posiblemente se haya visto impulsada por las condiciones financieras más contractivas en el 3T18. Otro factor que explica esto es la normalización de las ventas minoristas después de agosto, cuando las ventas se vieron temporalmente impulsadas por los retiros de cuentas de los programas de aportes del empleador PIS/PASEP. A futuro, prevemos que las mejores condiciones financieras y la suba del mercado laboral incremente el ritmo de crecimiento.

Según la encuesta Focus, las expectativas de inflación del IPCA permanecieron en 3,71% para 2018, 4,07% para 2019 y 4,00% para 2020. Las expectativas medias de crecimiento del PIB no cambiaron para 2018 (1,30%) y 2020 (2,50%), mientras que aumentaron 2pb para 2019 a 2,55%. La tasa Selic para fin de año se mantuvo estable para 2019 y 2020, en 7,50% y 8,00%, respectivamente. Las proyecciones medias para el tipo de cambio se depreciaron a 3,83 reales/dólar para 2018 (desde 3,78 reales/dólar) y se mantuvieron planas en 3,80 reales/dólar para 2019 y 2020.

La minuta del Copom acaba de salir publicada; hoy enviaremos un informe de análisis sobre el documento del Banco Central.

Colombia

En un avance positivo para Colombia, la agencia Standard & Poors confirmó la calificación en moneda extranjera del país a 'BBB-' con perspectiva estable. La agencia también confirmó la calificación de deuda soberana en moneda local (BBB) así como las de corto pazo en moneda extranjera y local ('A-3' y 'A-2', respectivamente). La perspectiva estable refleja la expectativa de la calificadora de un fortalecimiento gradual de los perfiles fiscal y externo de Colombia y considera como escenario de referencia que la administración no cumplirá con la meta de déficit fiscal (2,4% del PIB para 2019). El informe que explica la decisión destaca las sólidas instituciones políticas y económicas de Colombia que han contribuido a una gestión macroeconómica prudente. También, y a pesar de los vientos en contra a nivel internacional y los desafíos internos (implementación del acuerdo de paz, los costos relacionados con la inmigración venezolana), S&P espera que el crecimiento se mantenga en línea con el de sus pares (2,9% en promedio durante  2018-2021). En este contexto se espera un déficit menor (promedio de 2,1% para 2018-2021), basado en parte en el supuesto de que la ley de financiamiento se apruebe antes de fin de año. La calificadora espera que la administración logre reformas significativas que fortalezcan el marco de política, incluida la reforma previsional, de salud y educativa, en un entorno fiscal prudente. En general, la decisión probablemente traiga alivio a la administración, mientras una versión diluida de la necesaria ley de financiación (reforma tributaria) se debate en el Congreso.

La confianza del consumidor en noviembre registró el nivel más bajo desde marzo de 2017 y el más bajo que se haya registrado para noviembre en medio del avance de los planes de reforma fiscal que inicialmente (antes de las revisiones) tenían como objetivo aumentar el IVA en la venta de alimentos básicos. El índice de percepción del consumidor elaborado por el centro de estudios local Fedesarrollo ascendió a -19,6pp, una caída considerable desde los -10,0pp en noviembre del año pasado (-1,30pp el mes anterior). El descenso con respecto a noviembre de 2017 responde principalmente a la caída de las expectativas a un año de los consumidores de 14,7pp a -23,7pp. El subíndice relacionado con las condiciones económicas continuó en territorio negativo en -13,5% desde -11,4% en noviembre de 2017 (-9,2% en octubre), arrastrado por un deterioro de la percepción de los hogares de su desempeño económico frente al año anterior. Con las noticias de que la reforma fiscal no sería tan dura para los consumidores como inicialmente se había pensado, la confianza podría recuperarse en los próximos meses (particularmente si la inflación permanece baja y la política monetaria continúa siendo expansiva), lo que ayudaría a la recuperación de la actividad el año próximo. Sin embargo, los menores precios del petróleo continúan siendo un obstáculo. Proyectamos un crecimiento de 3,3% para 2019 (2,6% en 2018).

Según la encuesta mensual del Banco Central, la inflación probablemente cierre 2018 en 3,20%, desde el 3,30% previsto anteriormente y en línea con la proyección del Itaú. Las perspectivas de inflación a 1 año se mantuvieron prácticamente estables en 3,48% (3,50% en noviembre), mientras que la expectativa de inflación a 2 años pasó a 3,20% (3,26% anteriormente). Las expectativas para la inflación subyacente (excluidos los precios de los alimentos) cayeron a 3,31% para el horizonte de 1 año desde 3,49% el mes pasado, mientras que para el horizonte de 2 años también cayeron 3,13% desde 3,26%, acercándose más a la meta de 3,0% del Banco Central. Mientras tanto, los analistas creen que en abril del próximo año comenzaría una gradual normalización del ciclo (un retraso de un mes con respecto a la encuesta de noviembre), mientras que continúan proyectando una segunda suba a 4,75% para junio. Esperamos que el directorio del Banco Central mantenga la tasa de política sin cambios en 4,25% en su reunión del viernes. La controlada inflación, la mejora de las expectativas de inflación, un complicado entorno externo y la disminución de los riesgos de suba de inflación a corto plazo de la política fiscal (subas del IVA) y El Niño apuntan a que la tasa se mantendría estable en el corto plazo. Para 2019 esperamos dos subas que llevarían la tasa a 4,75%.

El día por delante: El Banco Central publicará la balanza comercial para octubre a las 13:00 (hora de SP). Esperamos un déficit comercial de 1.228 millones de dólares en octubre (-489 millones de dólares el año pasado), impulsado por mayores importaciones (industria y transporte).

Argentina

El día por delante: A las 17:00 saldrán publicadas las cifras del PIB para el 3T18. Esperamos una caída interanual de 3,5%, en línea con el proxy mensual del PIB (EMAE). Además, el INDEC también publicará los indicadores del mercado laboral para el 3T18. Prevemos que el mercado laboral mostrará un nuevo deterioro interanual (la tasa de desempleo en el 3T17 fue de 8,3%), en línea con la contracción de la actividad económica.



< Volver