Itaú BBA - El impulso de la actividad en México se debilitó levemente en abril

¿Qué pasa hoy en América Latina?

< Volver

El impulso de la actividad en México se debilitó levemente en abril

junio 25, 2018

El registro aparentemente alto está inflado por un significativo efecto calendario.

Charla del día
 

México

Tras un sólido rendimiento en el 1T18, la economía se debilitó un poco en abril. El proxy del PIB mensual (IGAE) se expandió 4,5% interanual en abril, por debajo de nuestra previsión (5%) y las expectativas medias del mercado (4,6% según Bloomberg). El aparentemente alto registro, sin embargo, subió por un considerable efecto calendario (es decir: más días hábiles debido a que no se superpusieron los feriados de Semana Santa). De hecho, según datos ajustados por efecto calendario publicados por el instituto de estadística (INEGI), el crecimiento fue de 1,3% interanual, por lo que la tasa de crecimiento promedio móvil de tres meses se encuentra en 2% interanual (sin cambios con respecto al mes anterior). El PIB desestacionalizado cayó 0,6% con respecto al mes anterior, lo que disminuyó el crecimiento trimestral anualizado a 2% en abril (desde 2,7% trimestral anualizado desestacionalizado en marzo). Los sectores de servicios fueron los más resistentes (2,7% trimestral anualizado desestacionalizado en abril, desde 2,9% en marzo), mientras que la pérdida de impulso del sector industrial (1,4% trimestral anualizado desestacionalizado en abril, desde 2,7% anteriormente) y los sectores primarios (-2,5% trimestral anualizado desestacionalizado, desde 1,9%) fue mayor. Debe destacarse que el crecimiento del PIB excluidos los sectores primarios y la producción minera también se debilitaron (a 2,5% trimestral anualizado desestacionalizado, desde 2,9%) durante el mismo período.

Esperamos un crecimiento del PIB de 2,3% en 2018 (desde 2% el año pasado). A partir de ahora, el escenario que impulsa a la economía parece estar compensando con creces los vientos en contra. Estos vientos favorables son: la aceleración de la economía de Estados Unidos, que impulsa las exportaciones de manufactura mexicana; la caída de la inflación (que apoya al salario real y podría ser la razón detrás del firme impulso del sector de servicios), y pequeños recortes presupuestarios (con respecto a 2017) lo cual implica un menor obstáculo fiscal.  Por el lado negativo, hay incertidumbre (principalmente asociada al ALCAN y las elecciones) y políticas macro contractivas (monetarias y fiscales). Por otra parte, el sólido desempeño de la economía en el 1T18 responde en cierta medida a las obras de reconstrucción temporales, y este impulso ya parece estar menguando.
**Historia completa en inglés
aquí.

La inflación resultó por debajo de las expectativas del mercado en la primera quincena de junio, con una presión al alza de los bienes energéticos que se vio compensada por la caída de los precios de alimentos complementarios y un buen comportamiento de la inflación subyacente. El IPC registró una tasa de inflación quincenal de 0,13%, por debajo de nuestra proyección (0,20%) y las expectativas medias del mercado (0,16%, según Bloomberg). La inflación quincenal se vio impulsada por el aumento de los precios de la energía (particularmente el gas licuado de petróleo y la gasolina) -presionados por la depreciación del tipo de cambio- que contribuyó 11pb al registro. En cambio, los precios de los alimentos complementarios cayeron un 0,7%. Los precios básicos aumentaron a un modesto ritmo (0,08%), lo que muestra una inflación nula en los bienes básicos (bienes transables) a pesar de la reciente depreciación del peso. En general, observamos que el registro de inflación quincenal para la primera quincena de junio fue de sólo 3pb por encima de su variación promedio de 10 años. De hecho, si se observan los primeros once períodos quincenales de 2018, debe señalarse que las lecturas quincenales del IPC y el índice subyacente han estado, en promedio, ligeramente por debajo de las medianas de 10 años (en comparación con las diferencias promedio de 11pb y 6pb, respectivamente, en 2017). Por lo que la dinámica de la inflación parecería todavía benigna.

La inflación general se mantuvo básicamente estable sobre una base anual, dado que la baja inflación subyacente se vio compensada por una mayor inflación no subyacente (presionada por la energía). La inflación general fue de 4,54% interanual en la primera quincena de junio (desde 4,55% en la segunda quincena de mayo), mientras que la inflación subyacente disminuyó a 3,59% (desde 3,69%) durante el mismo período. Dentro del índice subyacente, tanto los bienes básicos (transables) como los servicios básicos (no transables) registraron una menor lectura de inflación; 3,89% (desde 4,08%) y 3,33% (desde 3,34%). Esperamos que la inflación baje a 4,0% para fin de este año. El atraso cambiario será el factor clave. **Historia completa en inglés aquí.

El día por delante: Al comienzo de la semana, el instituto de estadística (INEGI) dará a conocer la tasa de desempleo de abril. Estimamos que las ventas minoristas se expandieron 5% interanual (desde 1,2% en marzo), impulsadas por un efecto calendario positivo (es decir: más días hábiles debido a que no se superpusieron las vacaciones de Semana Santa). ** Ver artículo completo de La semana por delante en América Latina a continuación.

Argentina

La fuerte baja en las exportaciones generó un déficit comercial récord en mayo a pesar de la caída en el volumen de importaciones. La balanza comercial mostró un déficit de 1,285 millones de dólares, considerablemente mayor al déficit de 576 millones de dólares registrado en mayo de 2017. El déficit fue también el doble de lo que el mercado había estado esperando (585 millones de dólares, según Bloomberg). Mientras que las importaciones (desestacionalizadas) se contrajeron 7,5% con respecto a abril y bajaron un 6,2% trimestral anualizado desestacionalizado, la balanza comercial se deterioró, una vez más, debido a una considerable caída en las exportaciones (-9,5% mensual desestacionalizado y -13,2% trimestral anualizado desestacionalizado). Las exportaciones totales cayeron 6,0% interanual en mayo dado que las exportaciones primarias disminuyeron 26,8% en el mes debido a una nueva caída en las ventas de soja (-67,1%, tras una pérdida de 74,6% interanual en abril). El mal desempeño de estas exportaciones se debió no sólo a una menor cosecha, sino también a cierta acumulación vinculada a la inestabilidad cambiaria y a las reducciones programadas del impuesto a la soja. Las exportaciones de productos industriales también cayeron 5% interanual, con lo que se quebró la tendencia positiva observada en los últimos meses, afectada en este caso principalmente por un efecto base (exportaciones por vía marítima y aérea excepcionales registradas en el mismo mes de 2017). Las ventas de automóviles continuaron creciendo a un sólido 10,7% interanual. Por último, las exportaciones agrícolas industriales subieron 4,8% en el mismo período. El crecimiento de las importaciones se desaceleró notablemente en mayo, con un aumento de sólo 6,3% interanual (desde 22,7% en abril). Las importaciones de bienes de capital cayeron un 5,6% interanual, en línea con la esperada débil inversión tras la contracción de las políticas macro en mayo. Sin embargo, se vieron compensadas por mayores compras de bienes de consumo y bienes intermedios (7,6% y 21,1%, respectivamente).

Esperamos una reducción del déficit comercial este año con respecto a 2017 debido a una moneda más débil y un menor crecimiento de la demanda interna. Sin embargo, el mal desempeño de las exportaciones agrega un riesgo a la baja a nuestra previsión para el déficit comercial, que se encuentra actualmente en 7.000 millones de dólares para este año (8.500 millones de dólares en 2017), con un déficit de cuenta corriente de 3,8% del PIB (con un descenso también desde el 4,8% el año pasado).
**Historia completa en inglés
aquí.

Brasil

El Banco Central implementó el viernes una subasta adicional de swaps de divisa de hasta 20.000 contratos (1.000 millones de dólares). La moneda cerró la jornada en 3,78 reales/dólar. El Banco Central anunció luego que mantendrá ofertas adicionales de contratos de swap de divisas esta semana, dependiendo de las condiciones del mercado. La autoridad monetaria anunció también para hoy subastas de línea de crédito en divisa (3.000 millones de dólares).

El día por delante: Con respecto a las cuentas externas, esperamos que la cuenta corriente registre un superávit de 550 millones de dólares, por debajo del superávit de 2.800 millones de dólares en mayo del año pasado. La balanza comercial sufrió el impacto de la huelga de camioneros. Esperamos que el déficit de cuenta corriente de 12 meses ascienda a 11.100 millones de dólares (0,5% del PIB) y que el promedio móvil desestacionalizado de 3 meses aumente a 15.000 millones de dólares. La inversión extranjera directa probablemente ascienda a 3.000 millones de dólares en mayo. La IED de 12 meses permanecería plana en 62.000 millones de dólares -por debajo del resultado del año pasado. ** Ver artículo completo de La semana por delante en América Latina a continuación.

Colombia

La actividad se deterioró en abril. Según el DANE, el índice de actividad económica coincidente (ISE) creció 3,5% interanual, lo que registra una aceleración con respecto al 0,5% en marzo (revisado desde 0,6%), impulsado por tres días hábiles adicionales. De esta manera, una vez desestacionalizada y ajustada por efecto calendario, la actividad se desaceleró desde 3,4% en marzo a 1,2%, por debajo de nuestras expectativas (2,7%). En el trimestre finalizado en abril, el ISE aumentó 2,3% (desestacionalizado) desde el 3,0% registrado en el 1T18 (1,9% en el 4T17). El índice acumulado de 12 meses se expandió 2,4%, por encima del 1,8% en 2017. En el margen, la actividad se contrajo 1,1% trimestral anualizado desestacionalizado en abril, después de una expansión de 3,7% en el 1T18 y 1,9% en el 4T17. Esperamos una recuperación a 2,5% este año desde 1,8% para 2017, apoyada por una dinámica demanda externa, mayores términos de intercambio y la flexibilización de la política monetaria. Mientras tanto, un mercado laboral aún débil constituye un riesgo a la baja para la dinámica de consumo futura.

La semana por delante en América Latina

Argentina

Argentina realizará su segunda reunión de política monetaria de junio el martes. En su decisión de política monetaria más reciente, el Banco Central mantuvo la tasa monetaria sin cambios en 40%. Desde entonces, el tipo de cambio continuó inestable, lo que desencadenó un cambio en la dirección del Banco Central. Desde que asumió Luis Caputo, el nuevo presidente del BCRA, contrajo la política monetaria al aumentar el encaje y pasar el vencimiento de las Lebac a julio con un rendimiento del 47%, por encima del límite superior del corredor delimitado por la tasa repo activa a 7 días (43%) y la tasa repo pasiva a 7 días (37%). Sin embargo, los rendimientos más recientes de esta ya bajaron a 41%, mientras que las Lebac con vencimiento en agosto se encuentran en torno al 43% (el Banco Central las vende en el mercado secundario). No descartamos que el Banco Central vaya a cambiar el instrumento de política monetaria (posiblemente a una repo a 1 día o que vuelva a las Lebac). En cualquier caso, esperamos que el rendimiento de las Lebac sea consistente con cualquier instrumento de política (actual o nuevo). Por lo tanto, si el instrumento de política no es una Lebac a corto plazo, probablemente se establezca alrededor del actual rendimiento de Lebac en el mercado secundario (43%) o tendrá un rango dentro del cual entra el rendimiento de las Lebac.

En cuanto a la actividad, el INDEC publicará también el martes el EMAE (proxy mensual del PIB) para abril de 2018. Esperamos que la actividad disminuya 1% mensual desestacionalizado (2,6% interanual) principalmente como consecuencia del impacto negativo de la sequía sobre la cosecha.   

El INDEC también dará a conocer el martes la balanza de cuenta corriente para el 1T18. El déficit de cuenta corriente se deterioró considerablemente a 8.700 millones de dólares en el 4T17 desde 4.200 millones de dólares en el 4T16. Esperamos ver cierta mejora en la balanza de cuenta corriente en el 1T18, principalmente debido al debilitamiento del peso registrado el pasado mes de diciembre y en enero de este año. Estimamos un déficit de cuenta corriente de 6.300 millones de dólares (desde 7.100 millones en el 1T17).

Los datos de manufactura y construcción para mayo saldrán publicados el viernes. Esperamos ver una desaceleración de la manufactura (3,4% interanual en abril). Según el IPI (un índice privado publicado por la consultora OJF), que brinda cifras desestacionalizadas, la manufactura aumentó 2,1% interanual en mayo, pero disminuyó 2% con respecto a abril. La actividad de la construcción mostró señales contradictorias según indicadores privados, ya que los despachos de cemento cayeron 3,8% interanual (-2,9% mensual desestacionalizado) y el índice del grupo construya se expandió 7,4% interanual (-5,0% mensual desestacionalizado).

Brasil

La próxima semana, la minuta del Copom (martes), y el Informe de Inflación Trimestral del Banco Central (jueves) probablemente brindarán más información sobre el plan de vuelo de las autoridades para la política monetaria. El su última reunión el Copom mantuvo la tasa Selic estable en 6,50%, en línea con nuestra previsión y la de la mayoría de los analistas de mercado. En el comunicado, el Copom sostuvo que la evolución del escenario de referencia y la balanza de riesgos apuntan a una tasa Selic estable. La declaración confirma el compromiso del Comité con un esquema clásico de meta inflacionaria, con lo que rechaza claramente el uso de la política monetaria como una herramienta para estabilizar el tipo de cambio. La proyección inflacionaria del Copom en el escenario de mercado (que supone un aumento de la tasa Selic a 8% en 2019) se estableció en 4,2% para este año y en 3,7% para el próximo año. En el escenario de referencia, que supone tasa Selic y tasa cambiaria estables, las previsiones de inflación se encuentran en 4,2% en 2018 y en 4,1% en 2019. También debe destacarse que el texto indica que un deterioro en la balanza de riesgos para la inflación que pudiera desencadenar una respuesta de política monetaria requiere señales de que las crisis recientes se están expandiendo a otros precios -por lo que será muy importante controlar la comportamiento de los principales indicadores de la inflación subyacente, así como las expectativas inflacionarias.

El CMN (Consejo Monetario Nacional) se reunirá el martes. Esta reunión es especialmente importante ya que se espera que el Consejo defina la meta de inflación para 2021. Las metas de inflación son actualmente 4,5% para 2018, 4,25% para 2019 y 4,0% para 2020.

A partir del jueves, saldría publicada una encuesta de intención de voto de Ibope para las elecciones presidenciales, que brindará datos actualizados sobre el escenario electoral.

En cuanto a la actividad económica, lo más destacado será la publicación el viernes de la tasa de desempleo nacional de mayo, que esperamos disminuya 0,3pp a 12,6% (estable en términos desestacionalizados).

La encuesta de confianza empresarial de la FGV para junio sobre el sector industrial, comercial, de servicios, consumo y construcción (el anticipo salió publicado hace unos días), así como el indicador de incertidumbre económica, también para junio, saldrán publicados durante la semana.

Con respecto a las cuentas externas (lunes), esperamos que la cuenta corriente registre un superávit de 550 millones de dólares, por debajo del superávit de 2.800 millones de dólares en mayo del año pasado. La balanza comercial sufrió el impacto de la huelga de camioneros. Los déficits de servicios e ingresos probablemente se vean más presionados que el año pasado. Esperamos que el déficit de cuenta corriente de 12 meses ascienda a 11.100 millones de dólares (0,5% del PIB) y que el promedio móvil desestacionalizado de 3 meses aumente a 15.000 millones de dólares. La inversión extranjera directa probablemente ascienda a 3.000 millones de dólares en mayo. La IED de 12 meses permanecería plana en 62.000 millones de dólares -por debajo del resultado del año pasado.

En cuanto a las cuentas fiscales de mayo, esperamos que la gobierno central (jueves) registre un déficit primario de 9.100 millones de reales, y que el sector público consolidado (viernes) registre un déficit primario de 10.000 millones de reales. La recaudación de impuestos, para la cual proyectamos 107.600 millones de reales, o un aumento interanual de 7,1% en términos reales, saldría publicada durante la semana (sin fecha oficial de publicación).

Chile

La minuta de la reunión de política monetaria de junio saldrá publicada el jueves. En la reunión, el directorio del Banco Central votó, como se esperaba, por mantener la tasa de política en 2,5%. El comunicado de prensa mantuvo una postura neutral tras ir eliminando gradualmente el sesgo de flexibilización durante los últimos meses. Específicamente, los riesgos para la convergencia de la inflación a la meta de 3% disminuyeron, según la opinión del Banco Central. La consolidación de la recuperación de la actividad, el debilitamiento del peso chileno y una inflación algo mayor de la esperada en los últimos meses (en parte debido a los precios más altos del petróleo) han disminuido el atractivo de una flexibilización adicional. El Informe de Inflación del 2T18 considera un escenario de referencia de tasa constante hasta el comienzo de un proceso de normalización a fin de año.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicará el viernes los indicadores de actividad industrial para mayo. La producción industrial en abril se vio impulsada por los tres días hábiles más que el año pasado. Sin embargo, incluso tras la desestacionalización y el ajuste por efecto calendario -particularmente la manufactura- es fuerte. Esperamos que una dinámica demanda externa, altos precios del cobre, bajas tasas de interés y baja inflación, en un entorno de mayor confianza, continúen apoyando una recuperación de la actividad este año. Sin embargo, un día hábil menos y una mayor base de comparación tendrán un efecto desfavorable sobre la cifra de crecimiento general en mayo. Los datos disponibles muestran un crecimiento de la generación de electricidad de 2,5% interanual (5,1% anteriormente), en parte afectados por la normalización de la producción minera el año pasado. Esperamos que la producción manufacturera registre un leve crecimiento de 0,5% interanual (+11,8% anteriormente), aunque continuaría experimentando un robusto crecimiento cerca del 3,5%, una vez desestacionalizado y ajustado por efecto calendario.

También el viernes, el INE publicará la tasa de desempleo nacional para el trimestre finalizado en mayo. La tasa de desempleo de 6,7% en el trimestre finalizado en abril fue estable con respecto al año pasado, por primera vez desde el 3T17, luego de los recientes aumentos. La tasa más baja responde en parte al crecimiento más lento de la fuerza laboral y una moderación de la tasa de participación. Esperamos una tasa de desempleo de 6,9% (7,0% un año antes) dada la recuperación económica.

Colombia

El miércoles, el grupo de estudios local Fedesarrollo publicará los índices de confianza industrial y minorista de mayo. En abril la confianza industrial de abril fue de 2,0% (0 es neutral), por encima de los -8,5% registrados un año antes cuando se vio afectada por la implementación de la reforma fiscal. La serie desestacionalizada continúa mejorando, con una suba de 3,4pp con respecto a marzo y se encuentra ahora en territorio optimista (el nivel más alto desde diciembre de 2016). Mientras tanto, la confianza minorista continúa  en territorio optimista en 28,7% (comparado con el 17,8% en abril de 2017), con lo que alcanza el valor más alto desde agosto de 2016. Una mejor percepción, junto con la baja inflación, una política monetaria expansiva  y un entorno externo favorable, probablemente ayudarán a mejorar la confianza y recuperar la actividad.

El jueves, el instituto de estadística (DANE) publicará la tasa de desempleo de abril. El mercado laboral continuó siendo un riesgo para la recuperación esperada del consumo. La tasa de desempleo nacional para abril nos sorprendió al alza en 9,5%. Mientras tanto, la tasa de participación sigue disminuyendo y el crecimiento del empleo resultó plano en abril. Esperamos que la tasa de desempleo urbano ascienda a 10,2% en mayo, estable  con respecto al mismo mes de 2017, lo que traería como resultado una tasa de desempleo nacional de 9,7% (9,4% hace un año).

El viernes, el directorio del Banco Central realizará su reunión de política monetaria. Los últimos comentarios de los directores del Banco Central indicarían que el ciclo de flexibilización estaría por concluir (o concluiría) y cualquier recorte adicional de la tasa dependerá de los datos que se publiquen. Dado que los datos de inflación de mayo estuvieron básicamente en línea con las expectativas, las expectativas de inflación subieron ligeramente y la actividad está consolidando su recuperación, esperamos que el directorio mantenga la tasa de política constante en 4,25%.

México

Al comienzo de la semana, el instituto de estadística (INEGI) dará a conocer las ventas minoristas de abril. Estimamos que las ventas minoristas se expandieron 5% interanual (desde 1,2% en marzo), impulsadas por un efecto calendario positivo (es decir: más días hábiles debido a que no se superpusieron  las vacaciones de Semana Santa). Sin embargo, creemos que las ventas minoristas probablemente se aceleraron secuencialmente debido a una masa salarial real más dinámica (que responde a una caída de la inflación y un nivel de empleo robusto) y remesas más fuertes (tanto en dólares como en moneda local).

El INEGI dará a conocer la tasa de desempleo de mayo el martes. Esperamos que la tasa de desempleo ascienda a 3,5%, 0,1pp por debajo del nivel registrado en el mismo mes del año pasado. Debe destacarse que continúa la tensión sobre las condiciones del mercado laboral. Según datos informados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el empleo formal creció 4,5% interanual en mayo.

El INEGI dará a conocer la balanza comercial de mayo el miércoles. Esperamos que se reduzca el déficit comercial. El superávit no energético probablemente mejoró, en un entorno de actividad más firme en Estados Unidos (que aumenta las exportaciones manufactureras de México). Por el lado de la energía, esperamos un déficit levemente menor, si tomamos en cuenta la normalización gradual de la producción de petróleo (y las exportaciones de petróleo).

Al finalizar la semana, el Ministerio de Hacienda dará a conocer la balanza fiscal de mayo. Después de una moderada ampliación de los indicadores de déficit fiscal en el 1T18 -principalmente debido a un aumento de los gastos (en parte relacionado con obras de reconstrucción)- las cuentas fiscales mejoraron levemente en abril y creemos que esta mejora continuará en mayo. Los ingresos más fuertes (impulsados por los altos precios del petróleo) y la reanudación de la consolidación fiscal probablemente redujo el déficit. Sin duda, el gobierno debe intensificar sus esfuerzos de consolidación fiscal para alcanzar las metas fijadas para 2018: Las necesidades de financiamiento del sector público de 2,5% del PIB, un déficit público nominal de 2% y un superávit primario de 0,8% del PIB.  



< Volver