Itaú BBA - El crecimiento del PIB en Argentina se desacelerará aún más, conforme continúa la consolidación fisc

¿Qué pasa hoy en América Latina?

< Volver

El crecimiento del PIB en Argentina se desacelerará aún más, conforme continúa la consolidación fisc

junio 20, 2018

El crecimiento fue coherente con las expectativas de mercado (según Bloomberg) y con el proxy oficial del PIB (EMAE).

Charla del día
 

Argentina

El PIB de Argentina se desaceleró en el 1T18. El PIB creció 3,6% interanual, comparado con el 3,9% en el 4T17 y 3,8% en el 3T17. El crecimiento estuvo en línea con las expectativas del mercado (según la encuesta de Bloomberg) y con el proxy mensual del PIB oficial (EMAE), que mostró una expansión de 3,5% en el trimestre. Sobre una base secuencial, el producto aumentó un 1,1%, luego de una suba el trimestre anterior. Como resultado, el crecimiento del PIB acumulado de cuatro trimestres es de 3,6% interanual, frente al 2,9% interanual en 2017. La demanda interna, excluidos inventarios creció un sólido 5,9% interanual, desde un incremento revisado de 6,9% en el 4T18. La inversión bruta mostró un considerable aumento de 18,3%, similar al 19,3% registrado en el trimestre anterior. El consumo privado se expandió un 4,1% en el 1T18 (desde 4,5% en el 4T17). El consumo público se contrajo un 1,4% (desde 2% anteriormente). 

Esperamos que la economía se desacelere notablemente en los próximos meses. Sobre una base secuencial, el EMAE (proxy del PIB mensual oficial) se contrajo 0,1% mensual desestacionalizado en marzo y un 0,2% en febrero. El impacto de la sequía será más severo en el 2T18 y las políticas macro más contractivas (consolidación fiscal más rápida y mayores tasas de interés), implementadas para enfrentar el entorno internacional negativo para los mercados emergentes (Argentina en particular), limitarán la demanda interna. Esperamos que una moneda más débil y una inflación más alta generen una disminución del salario real y el consumo privado. Consideramos que hay riesgos a la baja para nuestra proyección de crecimiento de 1,5% para 2018, a pesar del arrastre favorable.

En una nota aparte, el déficit fiscal primario registró una mejora significativa sobre una base interanual en mayo. Hacienda registró un déficit primario de 7.800 millones de pesos en mayo, desde un déficit de 27.200 millones de pesos el mismo mes un año antes. En consecuencia, estimamos que el balance primario acumulado de 12 meses registró una nueva disminución como porcentaje del PIB, a 3,0% desde 3,3% el mes anterior (a un déficit de 366.100 millones de pesos desde 385.500 millones de pesos en abril). El déficit nominal (incluidos intereses) cayó a 5,2% desde 6% en diciembre de 2017. Los gastos bajaron 6,8% interanual en términos reales en mayo (un aumento de 17,9% interanual en términos nominales), y un 6,4% para los primeros cinco meses del año. Mientras que el peso más débil y los altos precios del petróleo afectaron los subsidios a la energía en mayo (un aumento del 21% interanual nominal), Hacienda lo compensó mediante recortes al gasto de capital (-10,5%) y transferencias a las provincias (-28,7%). Las pensiones y los salarios aumentaron 24,4% y 20,2%, respectivamente. Los ingresos tributarios aumentaron 3,1% en términos reales en mayo (30,2% interanual nominal) y 1,2% durante los primeros cinco meses del 2018, excluidos los ingresos extraordinarios recaudados en 2017 vinculados a la amnistía fiscal.

Hacienda está ajustando el resultado fiscal más rápidamente en respuesta a condiciones externas adversas. Hacienda se ha comprometido a lograr un déficit primario de 2,7% del PIB este año (desde la meta original de 3,2%) y 1,3% para 2019 (desde 2,2% anteriormente). Las metas fueron acordadas con el FMI como una de las principales condiciones para obtener una línea de crédito de 50.000 millones de dólares. El reciente deterioro de las condiciones financieras en los mercados emergentes, y Argentina en particular, obligó a un ajuste más rápido de las políticas macro. El menor financiamiento de los mercados de capitales no posibilita una reducción gradual de los desequilibrios macro (déficit fiscal y de cuenta corriente). Creemos que los nuevas y ambiciosas metas son aún viables. En particular, una moneda más débil y una mayor inflación juegan a favor de un menor déficit primario debido a una reducción, en términos reales, de la carga del gasto. **Historia completa en inglés aquí.

Colombia

La confianza del consumidor en mayo fue la más alta desde mediados de 2015, dado que continuó avanzando a territorio optimista. La menor inflación y tasas de interés, junto con una moneda virtualmente estable, probablemente hayan jugado un papel en el impulso de la percepción del consumidor. El índice de percepción del consumidor del centro de estudios Fedesarrollo se registró en 8,9 puntos, desde -16,9 puntos el año anterior (1,5 el mes anterior). La mejora con respecto al año pasado respondió a una percepción más favorable tanto sobre las condiciones actuales como las expectativas. El aumento del subíndice relacionado con las expectativas económicas de los consumidores, desde -12,4 hace un año a 13,5 (6,1 en abril), fue impulsado por las expectativas de mejora para el país. Mientras tanto, las condiciones económicas actuales volvieron a territorio optimista, con una mejora desde -23,70 un año antes a 1,9 (-5,4 en abril), en donde los dos subíndices mostraron aumentos significativos en un año. La mejorar del crecimiento del salario real en un entorno de inflación estable, la política monetaria expansiva y menor incertidumbre tras el proceso electoral, probablemente generen una mejora adicional de la confianza del consumidor a futuro. Esto, junto con una todavía fuerte demanda externa, apoyaría el crecimiento de 2,5% en 2018 desde 1,8% el año pasado.

En su recientemente publicado Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP), el gobierno colombiano mantuvo la meta de déficit fiscal para este año y como se esperaba aumentó sus metas de déficit para los años siguientes. La revisión se encuentra en línea con una reciente recomendación publicada por el Consejo Consultivo para la Regla Fiscal, que flexibilizó las metas fiscales debido a una brecha del producto mayor de lo esperado. De hecho, el crecimiento del PIB de 1,8% registrado el año pasado fue inferior al 2,3% incorporado en el MFMP 2017, lo que hizo que la brecha del producto fuese cerca de 0,4% más de lo esperado el año pasado. Mientras tanto, el gobierno ahora trabaja con mejores expectativas para el precio del petróleo para este año (67 dólares/barril contra 55 dólares/barril previamente). El gobierno también incorporó un aumento marginal a su proyección de producción petrolera desde 840.000 barriles diarios a 844.000. Estimamos que estas revisiones implican un ingreso adicional de 1.600 millones de dólares, en su mayoría provenientes de la revisión de precios. Para el próximo año, se espera una recuperación adicional de la actividad a 3,4%, aunque está muy por debajo del 4,0% proyectado en el MFMP del año pasado. En general, vemos que el MFMP continúa siendo optimista con respecto a la senda de consolidación fiscal proyectada, lo que significa que se necesitarán medidas fiscales adicionales en los próximos años, probablemente en la forma de una nueva reforma fiscal.

Creemos que la meta de déficit fiscal para 2018 (3,1%) puede lograrse gracias a los mayores precios del petróleo, aunque continúa habiendo desafíos a futuro. La proyección de déficit fiscal del gobierno central para este año no sufrió cambios con respecto al MFMP 2017, e implica una reducción del déficit desde el 3,6% registrado en 2017. El déficit estructural correspondiente sería de 1,9% del PIB, en línea con el resultado de 2017. El esperado incremento de los precios del petróleo significa que el gobierno proyecta que los ingresos del petróleo aumenten a 0,6% del PIB este año (el doble del 0,3% del PIB en 2017) y a 1,2% en 2019. El próximo gobierno tendrá que decidir entre respetar la hoja de ruta establecida por las actuales autoridades fiscales y mantener las principales promesas de campaña de reducción de impuestos. Una medida transitoria para hacer frente a la necesidad de consolidación fiscal y reducción de impuestos podría ser ajustar la regla fiscal y flexibilizar las metas de déficit fiscal de corto plazo (una estrategia considerada durante la campaña). Estimamos que las agencias calificadoras  probablemente lo analicen de manera negativa, lo que arriesgaría la calificación de grado de inversión de Colombia. **Historia completa en inglés aquí.

El día por delante: El Banco Central publicará la balanza comercial de abril a las 12:00 (hora de SP). Esperamos que la corrección de la balanza comercial persista con un déficit de 182 millones de dólares en abril (consenso: -400 millones de dólares).

Brasil

Monitor electoral semanal: Los asesores de Marina Silva (REDE) defienden el esfuerzo fiscal, aunque están en contra del límite al gasto. Eduardo Giannetti y André Lara Resende hicieron hincapié en que ha aumentado la emergencia fiscal, aunque también es necesario para evitar una visión "excesivamente fiscal", lo que los posiciona en contra del límite al gasto. Lo más destacado de la semana será la publicación, a partir del martes, de una encuesta de intención voto presidencial llevado a cabo en el estado de San Pablo por el Instituto Paraná Pesquisas. En las redes sociales, se desaceleró el crecimiento de los seguidores de Jair Bolsonaro (PSL) la semana pasada. Juan Amoedo (NOVO) fue el precandidato con mayor crecimiento de seguidores la semana pasada. **Historia completa en inglés aquí.

El día por delante: El Comité de Política Monetaria (Copom) anunciará la tasa Selic. Tanto nosotros como el consenso esperamos que la tasa se mantenga plana en 6,5%.



< Volver