Itaú BBA - CHILE – Reunión de Política Monetaria: Tono expansivo apunta a recorte en septiembre

Macro Latam

< Volver

CHILE – Reunión de Política Monetaria: Tono expansivo apunta a recorte en septiembre

julio 19, 2019

La decisión de julio se encuentra en línea con nuestra proyección de tasas más bajas (en 2%) a fin de año

Luego del sorpresivo recorte de 50 pb el mes pasado, el consejo del banco central mantuvo la TPM en 2,5%, en línea con las expectativas del mercado. Sin embargo, la decisión no fue unánime, con Pablo García votando por un recorte de tasas de 25pb. Fue la primera decisión dividida desde agosto de 2017, cuando el mismo consejero votó para continuar recortando las tasas después de que el banco central había implementado un ciclo recortes de 100pb llevando la TPM a 2,5%. Mientras tanto, el comunicado de prensa que anunció la decisión pasó de un tono neutral a un sesgo expansivo. El consejo señala que desde el IPoM del junio (10 de junio), los riesgos para la convergencia de la inflación a la meta han aumentado. En particular, destacó la desaceleración de las medidas de inflación que mejor reflejan las holguras de capacidad de la economía y el riesgo para la recuperación del crecimiento dado el contexto global incierto. El consejo señaló que si estas tendencias persisten, se requeriría un estímulo monetario adicional. 

En el escenario externo, el comunicado destacó el movimiento global de los bancos centrales hacia flexibilizar su política monetaria a medida que las presiones inflacionarias se mantienen bajas y persisten las preocupaciones por el crecimiento global. Como resultado, las tasas de interés a largo plazo cayeron, impulsando el mercado de valores y aumentando los flujos de capital a los mercados emergentes más riesgosos, lo que llevó a un debilitamiento global del dólar estadounidense. Los precios de los productos básicos registraron ganancias desde la última reunión.

El consejo observa la sorprendente y generalizada desaceleración de la inflación de servicios (estrechamente relacionada con las brecha del producto y los costos laborales). Además, indicó que la sorpresa alcista en el IPCSAE se debió en gran medida a paquete de turístico, producto sensible al tipo de cambio. Mientras tanto, el comunicado de prensa indicó que las expectativas de inflación a corto plazo se han reducido y las expectativas en el horizonte relevante de proyección a dos años de los operadores financieros se sitúan en el 2,8% (rango meta del 3%).

La actividad en el 2T19 mostró un dinamismo más débil de lo esperado, mientras que los riesgos a la baja para el escenario interno han aumentado. El consejo señala que en parte, la debilidad se debe a la minería y otros choques transitorios, pero la desaceleración de las importaciones de bienes de consumo y el deterioro significativo de la confianza del consumidor constituyen una preocupación generalizada. En cuanto a la inversión, contrarrestando algunos desarrollos favorables relacionados con el sector de servicios se encuentran las compras más débiles de materiales de construcción y la baja confianza empresarial. Finalmente, la disminución de las exportaciones refleja una demanda global más débil.

Desde la decisión del mes pasado, las expectativas del mercado cambiaron para incluir una mayor flexibilización. De acuerdo con los resultados de la encuesta de operadores financieros del banco central que siguió a la reunión de junio, las menores presiones inflacionarias esperadas respaldaron el pronóstico de una recortes de tasa (de 25pb en octubre al 2,25%), con tasas estables por al menos un año. A pesar de que la mediana de los resultados muestra solo un recorte de tasas, vale la pena señalar que alrededor del 35% de los encuestados ve la tasa de política en el 2,0% (2 recortes de 25 pb) antes de julio del próximo año. Por otro lado, la encuesta mensual de analistas mostró que una menor inflación en el corto plazo, junto con un crecimiento más débil, justificaría la expectativa de un recorte de tasas en octubre o diciembre a 2,25%, con tasas estables hasta al menos junio de 2020. Casi el 30% espera que la TPM se encuentre en 2% al cierre del año (10% en la encuesta previa).

Esperamos que la tasa de política monetaria alcance el 2.0% a fin de año, con el próximo recorte muy probablemente en septiembre. La incertidumbre global, el sentimiento privado deprimido y los precios del cobre contenidos limitarían la recuperación de la actividad en el 2S19. Por lo tanto, creemos que la brecha del producto no se reducirá en línea con el escenario de referencia del banco central para el 2T19, manteniendo contenidas las presiones inflacionarias y dando espacio para aumentar el estímulo monetario.


Miguel Ricaurte
Vittorio Peretti



< Volver