Itaú BBA - CHILE – Minutas de la reunión de política monetaria: Recortar, la única opción

Macro Latam

< Volver

CHILE – Minutas de la reunión de política monetaria: Recortar, la única opción

junio 24, 2019

Dado que mantenemos una perspectiva menos optimista para el crecimiento (y, así, una inflación moderada hacia adelante), esperamos mayor estímulo monetario.

Las minutas de la decisión de junio de reducir la tasa de política monetaria (TPM) en 50 puntos base a 2,5% muestran que el consejo debatió si debía implementar el recorte en un solo movimiento o en dos pasos de 25pb. Dado que los efectos macroeconómicos de las dos estrategias se consideraron prácticamente idénticos, la decisión fue de carácter táctico. Las minutas reiteraron la visión de que no se necesita más estímulo, lo que justificó la comunicación de un sesgo neutral, y la señal de que el próximo movimiento de tasas dependería de la certeza con respecto a que la inflación está convergiendo a la meta. Las minutas de este mes son más cortas de lo habitual, dado fueron publicadas posteriormente al Informe de Política Monetaria (IPoM) de junio y un comunicado de prensa atípicamente más largo.

Una revisión al alza del crecimiento potencial y una tasa neutral más baja convenció a todos los miembros del consejo de aumentar el estímulo monetario. Además, el bajo dinamismo de actividad en el 1T19 significó una brecha del producto más amplia y persistente que la anticipada. Mientras tanto, el empeoramiento de las condiciones globales y una tasa de política neutral más baja, reforzaron la necesidad de recortar tasas.

La reducción de la tasa de la política en 50pb tuvo apoyo de todo el consejo, mientras que la estrategia necesitaba refinación. La opción de mantener la tasa sin cambios e indicar que habría un período aún más prolongado de espera se consideró insuficiente. Alternativamente, el consejo podría aumentar el estímulo monetario con una reducción de 25pb y un sesgo a la baja indicativo de otro movimiento de la misma magnitud. La principal ventaja de esta estrategia fue la percepción de un menor costo comunicacional, ya que reducía el riesgo de que la medida se interpretara como una sobrerreacción al escenario macroeconómico. Varios miembros del consejo notaron que la opción de un recorte escalonado de tasas no era inmune a costos de comunicación, ya que podía transmitir algún condicionamiento del segundo recorte o implicar que se requiere un ciclo de más de 50pb (ninguno de los cuales era coherente con el nuevo escenario de base).

Se esperaba que un único recorte de tasas de 50pb sorprendiera, por lo que el enfoque se centró en detallar la combinación de factores que justificaron el movimiento. En particular, la revisión al alza del crecimiento potencial, junto con una caída en la tasa neutral, en un contexto de baja inflación y desaceleración económica apoyaron el inusual movimiento. El consejo estuvo de acuerdo en que fue beneficioso incluir información adicional en el comunicado de prensa, como las perspectivas para la actividad y la inflación.

En el segundo año tras un cambio de agenda que redujo la frecuencia de las reuniones de política monetaria de 12 a 8, el consejo expresó que los movimientos de mayor magnitud podrían ser más frecuentes. El tiempo adicional para recopilar datos entre reuniones podría justificar movimientos de mayor magnitud (a pesar de que este no haya sido el caso para la reunión de junio). En este sentido, el consejo agregó que durante un ciclo de normalización, una subida de 50pb no debiese interpretarse necesariamente como un temor a un desborde inflacionario inminente.

Dado que mantenemos una perspectiva menos optimista para el crecimiento (y, por lo tanto, una inflación moderada hacia adelante), esperamos mayor estímulo monetario. Anticipamos que la tasa de política monetaria llegue a 2% antes de fin de año.



Miguel Ricaurte
Vittorio Peretti



< Volver