Itaú BBA - CHILE – Minutas de la Reunión de Política monetaria: Con los frenos puestos

Macro Latam

< Volver

CHILE – Minutas de la Reunión de Política monetaria: Con los frenos puestos

abril 15, 2019

El consejo asumió postura neutral

Las minutas de sobre la decisión de mantener la tasa de política monetaria (TPM) en 3,0% en marzo reafirman que aún se esperan tasas más altas en el mediano plazo, pero la baja inflación justifica una larga pausa en el ciclo de normalización. El consejo fue unánime en su decisión, habiéndose discutido solamente la opción de mantener la TPM. Esta es la primera reunión desde junio de 2018 en que la opción de subir tasas no fue parte del menú. El escenario actualizado en el Informe de Política Monetaria (IPoM; publicado el siguiente día hábil después de la RPM) mostró que una senda de convergencia más lenta para la inflación al objetivo y los riesgos inclinados a la baja en el frente externo, garantizaban un ciclo de normalización más gradual. En el IPoM de marzo, el Banco Central indicó que es probable que la TPM se mantenga sin cambios, en 3,0%, al menos durante los próximos dos trimestres, mientras que se espera que los niveles neutros (estimados actualmente en 4%-4,5%) se alcancen hacia el final del horizonte de política (alrededor del primer semestre de 2021). En el IPoM de diciembre, se esperaba que la TPM alcanzara niveles neutrales un año antes (primera mitad de 2020). El consejo explicó que la flexibilidad es evidencia del enfoque cauteloso que había propuesto para este ciclo.

El foco en los riesgos externos se ha intensificado. La reacción de las economías emergentes ante el fortalecimiento del dólar estadounidense a medida que el comercio internacional se debilita es considerado como uno de los temas clave para monitorear. A diferencia de los ciclos de desaceleración anteriores, los orígenes del debilitamiento fueron variados y la comprensión de la importancia relativa para Chile de cada elemento fue fundamental para construir una visión sobre el efecto del ciclo externo en la economía doméstica.

Aplazar el retiro del estímulo monetario fue considerado prudente por todos los miembros del consejo. La inflación inferior a la esperada en la nueva canasta del IPC se explica en parte por mayores holguras en el mercado laboral (dado que la llegada de migrantes probablemente condujo a un mayor PIB potencial a corto plazo, como estimó ​​el IPoM), así como a un menor traspaso de tipo de cambio y cambios estructurales en ciertos mercados, lo que retrasa el retorno al objetivo del 3% en cerca de un año. Además, existía incertidumbre en torno a los parámetros estructurales, particularmente el crecimiento potencial y la tasa de interés neutral, algo que será abordado en el IPoM de junio. Creemos que la probabilidad de que se reduzca la estimación de la tasa neutral (del rango actual de 1%-1,5% en términos reales) es elevada.

Las minutas muestran que la incertidumbre persiste sobre el impacto neto de los choques económicos. Si bien las minutas indican que el impacto externo negativo en la actividad podría ser contrapesado por el flujo migratorio (choque doméstico), ambos eventos implican una menor inflación por delante. Por lo tanto, las minutas señalan que (al menos por ahora) se debe poner más atención a la evolución de la inflación, que a la de la brecha del producto.

Esperamos solo un aumento de 25 pb este año (en el 4T19), llevando a la TPM al 3,25%. La baja inflación, la postura de política más flexible de la Reserva Federal y los riesgos para el crecimiento económico mundial sugieren que no hay necesidad de eliminar el estímulo en el corto plazo. Anticipamos dos aumentos adicionales durante 2020, siempre que la recuperación de la economía continúe.
 

Miguel Ricaurte
Vittorio Peretti



< Volver