Itaú BBA - CHILE – Inflación baja y estable en abril

Macro Latam

< Volver

CHILE – Inflación baja y estable en abril

mayo 8, 2019

Contained inflationary pressures and sluggish activity justify stable rates

La inflación estuvo en línea con las expectativas en abril (0,3% mes a mes, igual que el año anterior), lo que resultó en una variación anual que se mantuvo en 2% confirmado que las presiones inflacionarias están contenidas. Mientras tanto, la inflación subyacente (excluyendo los precios de alimentos y la energía) registró un aumento de 0,1% en el mes (0,2% el año anterior), resultando en una variación anual de 1,9%. Con una inflación estable y muy por debajo de la meta de 3% del banco central, una actividad lenta al inicio del año (de modo que la brecha del producto se habría abierto transitoriamente) y los riesgos externos elevados, esperamos que el banco central mantenga la tasa de la política monetaria en 3% en su reunión de mañana, y reitere el escenario de tasas estables por el momento.

Las divisiones de alimentos y transporte lideraron las presiones inflacionarias en el mes. El aumento del 3,5% en los precios de combustibles (a medida que los precios globales se traspasan a los consumidores) y el incremento estacional (semana santa) en los precios del transporte interurbano (+1,0% m/m) resultaron en una contribución de 0,08pp de la división de transporte a la variación mensual de la inflación (0,3%). Mientras tanto, la división alimentos y bebidas no alcohólicas creció 0,5%, impulsada por los productos lácteos (queso, leche), contribuyendo con 0,09% a la inflación total. El ajuste estacional en los arriendos (0,7% m/m) fue otro de los principales factores al alza en el mes, mientras que la disminución en la división de vestuario contrarrestó las alzas de abril.

Sobre una base anual, a medida que los precios del petróleo se recuperaron, la inflación de energía aumentó a 2,7% (1,8% en marzo). Mientras tanto, la inflación de alimentos aumentó 0,1pp a 2,0%, con lo que la inflación transable subió 0,1pp, a un bajo 1,2%. Mientras tanto, las medidas más sensibles a la evolución de la brecha del producto mostraron leves bajas (0,1pp) a 3,0% para la inflación no transable y 2,8% para servicios. Nuestro índice de difusión muestra que las presiones inflacionarias permanecen bajas. 

A medida que la demanda interna se consolida y la inflación transable se normaliza, esperamos que la inflación suba gradualmente hacia la meta del 3%. Las expectativas de ajustes a las tarifas de la electricidad (entre mayo y junio) y elevados precios mundiales del petróleo que resultarían en alzas en combustibles por algún tiempo más, nos hicieron revisar nuestra proyección de la inflación para el año a 2,8% (desde 2,6%, anteriormente).
 

Miguel Ricaurte
Vittorio Peretti



< Volver