Itaú BBA - CHILE – Déficit comercial en julio

Macro Latam

< Volver

CHILE – Déficit comercial en julio

agosto 7, 2019

La débil demanda mundial en medio de una demanda interna moderada conduciría a un déficit de cuenta corriente de 3,2% del PIB

En julio, Chile registró el primer déficit comercial desde octubre del año pasado, debido a una recuperación de las importaciones explicada en parte por las compras de combustible. A medida que los precios del petróleo caen drásticamente, en medio de la reciente intensificación de las tensiones comerciales mundiales, es probable que las importaciones de combustible se moderen hacia adelante. Las exportaciones mineras continuaron cayendo, pero existió cierta recuperación de las ventas de manufactura. Con todo, se registró un déficit comercial de USD 29 millones en julio (desde el superávit de USD 275 millones un año antes), sorprendiendo a la baja, ya que el consenso del mercado de Bloomberg era de un superávit de USD 325 millones y nuestra proyección de USD 200 millones. Como resultado, el superávit comercial a 12 meses se redujo a USD 3,4 mil millones (USD 4,7 mil millones en 2018, USD 7,4 mil millones en 2017). La balanza comercial móvil se encuentra en su nivel más bajo desde septiembre de 2016. Además, nuestra serie desestacionalizada muestra un superávit comercial de USD 3,2 mil millones (anualizado) en el trimestre finalizado en julio, por debajo de los USD 3,6 mil millones en el 2T19 y USD 5,1 mil millones en el 1T19.

La minería continuó afectando las exportaciones en julio, mientras que las exportaciones de alimentos lideraron el primer crecimiento de las ventas de manufacturas desde enero. Las exportaciones totales cayeron un 4,6% interanual en julio, lo que resultó en una caída del 7,5% en el trimestre móvil (similar al 2T19, -3,9% en el 1T19). La minería cayó un 9,3%, el mayor descenso trimestral desde mediados de 2016. El mejor desempeño en el mes de julio significó una moderación en el mal desempeño trimestral de la manufactura (-4,7% interanual). En el margen, las exportaciones cayeron un 8,7% intertrimestral anualizado y desestacionalzado, alguna moderación con respecto a la disminución de dos dígitos en el 1T19 y 2T19, liderada por las exportaciones de manufacturas.

Las importaciones crecieron un 0,5% interanual en julio, el primer registro positivo en los últimos cinco meses, impulsado por el aumento del 17% en las importaciones de combustible y a una disminución de las importaciones de bienes de consumo. Excluyendo combustibles, las importaciones se contrajeron 0,5%. Por el lado del bienes de consumo, la mejora en el desempeño (de -18,3% en junio a -2,8% en julio) se debió a que las importaciones de vestuario volvieron a crecer, mientras que las importaciones de bienes durables se contrajeron a tasas de casi dos dígitos. Dado que la confianza del consumidor se mantiene en niveles bajos, la destrucción de empleos privados y las presiones salariales limitadas, es poco probable que el dinamismo del consumo aumente hacia adelante. Las importaciones de bienes de capital en julio volvieron a crecer levemente. En el trimestre finalizado en julio, las importaciones totales se redujeron un 6,0% interanual (una caída del 7,6% en el 2T19; +0,1% en el 1T19), siendo las importaciones de consumo el principal factor a la baja (-9,3% interanual), mientras que las importaciones de bienes de capital empeoraron, cayendo 2,5% (-1,5% en 2T19 y +2,5% en 1T19). En el margen, las importaciones cayeron un 2,2% intertrimestral anualizado y desestacionalizado.

La débil demanda mundial en medio de una demanda interna moderada conduciría a un déficit de cuenta corriente de 3,2% del PIB este año, un alza 0,1pp con respecto al año pasado.


Miguel Ricaurte
Vittorio Peretti



< Volver