Itaú BBA - CHILE – Baja inflación en junio

Macro Latam

< Volver

CHILE – Baja inflación en junio

julio 8, 2019

En línea con nuestras perspectivas de un menor crecimiento este año, no esperamos una notable aceleración de la inflación.

La inflación en junio superó las expectativas del mercado, liderada por componentes volátiles, mientras que la inflación subyacente permanece acotada. El IPC se mantuvo estable desde mayo (+0,1% hace un año), por encima de nuestro pronóstico de una contracción mensual de 0,1%. Como era esperado, los precios de los alimentos impulsaron la inflación en junio, mientras que la caída de vestuario (final de temporada) y los precios del transporte (término de las ofertas de vacaciones de invierno) contrarrestaron las alzas. En general, la sorpresa para nosotros provino principalmente de paquete turístico, que no revertió las notables ganancias registradas el mes anterior. Como resultado, la variación anual se mantuvo estable en un bajo 2,3% y las medidas sensibles a la brecha del producto, junto con nuestro índice de difusión, no apuntan a una aceleración de las presiones. Esperamos que el crecimiento esté por debajo de las expectativas del banco central, lo que conlleva a una mayor ampliación de la brecha del producto y limitar las presiones inflacionarias, lo que justificaría un estímulo monetario adicional (TPM en 2% para fin de 2019).

El aumento de los precios de carne y frutas contribuyó 5 pb a la variación del IPC total (0% mes a mes). Mientras tanto, paquetes turísticos aumentaron 2,0% intermensual (contribución de 2 pb), componiéndose sobre el aumento del 23% en el mes anterior. Hacia adelante, las presiones alcistas podrían persistir a medida que nos acercamos a las fiestas patrias de Chile en septiembre y los precios de energía continúan subiendo. En parte, las ganancias en el mes contenían una disminución del 0,3% en los precios del transporte (-3 pb) y la caída en vestuario (-2 pb). Tanto la inflación subyacente (precios sin alimentos y energía, SAE) y no transable, se mantuvieron sin cambios desde mayo (-0,1% y +0,2%, respectivamente, el año anterior), mientras que los precios transables aumentaron un 0,1% (0% en 2018).

Las medidas sensibles a la brecha del producto continúan bajas. La inflación SAE se ubicó en 2,1%, cerca del límite inferior del rango meta de inflación de 2%-4% del banco central, como ha sido el caso en lo que va de año. Mientras tanto, la inflación no transable (medida sensible a las presiones de demanda) registró la tercera caída mensual consecutiva, alcanzando el 2,8%, el nivel más bajo desde la crisis financiera mundial. La inflación transable se mantuvo estable en 1,9%, aún baja, pero recuperándose del mínimo del 0,6% en febrero.

En línea con nuestras perspectivas de un menor crecimiento este año, no esperamos una notable aceleración de la inflación. Vemos que la inflación convergería gradualmente a 2,8% en 2019 (2,6% en 2018; meta del 3%).


Miguel Ricaurte
Vittorio Peretti



< Volver