Itaú BBA - CHILE – Actividad lenta en febrero

Macro Latam

< Volver

CHILE – Actividad lenta en febrero

abril 5, 2019

La debilidad de la minería se debe a factores transitorios.

La minería se contrajo en el mes de febrero como se esperaba, pero el desempeño de la actividad no minera decepcionante resultó en el crecimiento más bajo desde mediados de 2017. La actividad creció 1,4% interanual en febrero, por debajo del consenso de mercado de Bloomberg del 2,0% (y nuestro pronóstico). La minería se contrajo un 7,8% (-3,9% anteriormente), la mayor caída desde la extensa huelga laboral en la mina más grande del país a principios de 2017, en parte producto de las condiciones climáticas adversas que interrumpieron la operación de algunas unas faenas. Los servicios siguen siendo el motor de la actividad no minera, pero los débiles datos de manufactura y ventas minoristas hicieron que la actividad no minera se desacelerara a desde 2,8% a 2,4%, el registro más débil desde septiembre del año pasado. El lento inicio de la actividad en 2019 está en línea con la reciente revisión a la baja del crecimiento por parte del banco central y nuestra proyección del 3,2% para 2019.

En el trimestre finalizado en febrero, la actividad se debilitó. El crecimiento no minero se moderó llegando a 2,8% interanual (3,7% en el 4T18), mientras que la minería cayó 2,6% (+1,3% en el 4T18). Como resultado, el Imacec aumentó 2,3% en el trimestre (3,6% en el 4T18), el ritmo más lento desde el 3T17.

En el margen, la actividad no minera se desaceleró pero permanece cerca del potencial, mientras que la minería influyó a la baja. Imacec creció 1,3% intertrimestral anualizado y desestacionalizado en el trimestre finalizado en febrero (5,4% en el 4T18), mientras que la minería decreció 14,2% en la misma medida (+12,6% en el 4T18). Mientras tanto, la actividad no minera se desaceleró a 3,2% intertrimestral anualizado y desestacionalizado (4,6% en el 4T18).

La debilidad en la actividad minera se debe en gran medida a factores transitorios (en particular, a condiciones climáticas) y el nivel actual de los precios del cobre probablemente contribuirá a impulsar la producción hacia adelante. La confianza empresarial, en un entorno de baja inflación y una política monetaria expansiva (el banco central ha indicado que las tasas se mantendrían hasta casi el final del año), también apoyaría el crecimiento este año.


 

Miguel Ricaurte
Vittorio Peretti



< Volver